Argentina, Litio

“En nombre del Litio” es la película documental que se estrenará el 1 de agosto, el Día de la Pachamama.

 La película podrá verse desde la web www.enelnombredellitio.org.ar, de manera online y gratuita hasta el 9 de agosto.

Con dirección de Cristian Cartier y Martin Longo, “En nombre del Litio es la última voluntad de las comunidades originarias de los salares del norte argentino de ser escuchadas y respetadas”, señalaron los cineastas sobre su nueva película.

“Sus tradiciones ancestrales están amenazadas por la civilización moderna y la civilización moderna está amenazada por sus tradiciones ancestrales. Este documental refleja el conflicto entre su cosmovisión y los intentos desesperados del mundo moderno por encontrar en el litio una alternativa a los combustibles fósiles“, agregaron.

Indicaron, además que “los avances tecnológicos nos ayudan a mejorar nuestra calidad de vida, pero el espectador debe comprender cuáles son nuestras responsabilidades con el medio ambiente y otras formas de vida”. “Las salinas son casi infinitas. Y así debe ser nuestra búsqueda del equilibrio en la humanidad”, relataron.

Clemente Flores vive en la comunidad El Moreno, en Salinas Grandes, Jujuy, donde las comunidades originarias intentan evitar el inminente desembarco de mineras multinacionales para extraer litio, el nuevo oro blanco. En busca de respuestas frente a su acallado reclamo de ser consultadas en los procesos de toma de decisión, Clemente se embarca en un viaje revelador, para regresar y organizar, junto a las otras comunidades del salar, una acción de resistencia en defensa de su territorio y del equilibrio de la Pachamama.

El documental “En nombre del litio” llega a la web con proyecciones gratuitas

Argentina

“LA MINERÍA NUNCA VA A SER UNA OPCIÓN POSIBLE PARA NUESTRO PUEBLO”

16/07/2021
Queríamos hablar con el Lonko de la comunidad mapuche Newen Ñuke Mapu de Cañadón Chileno, paraje ubicado en el departamento Pilcaniyeu, Río Negro, dado que era uno de los referentes que se reunieron con las comunidades vecinas con el fin de tomar una decisión colectiva y reflexionada frente al avance minero en sus territorios. “Donde vive él no hay señal, o sea no WhatsApp, pero sube un cerrito todos los días, donde consigue señal. La forma de comunicarse sería ponerse de acuerdo para una llamada”, nos anticipaba su sobrina. El hecho es que en este día frío y lluvioso el Lonko Raúl Llancaqueo subió al cerrito y pudimos comunicarnos.
Fuente: Tinta verde
Por Radio Autónoma Piuké

En Mencué fue el trawn. En esa localidad rionegrina se reunieron las comunidades mapuche tehuelche de la zona para rechazar el “avance de las mineras que pretenden entrar a realizar exploraciones para futuras explotaciones”. Por lo menos así lo expresa parte del manifiesto realizado el miércoles 7 de julio en un trawun que reunió a comunidades vecinas de una importante extensión del territorio.

Participaron del encuentro las comunidades Amulenche, de Mencué, Ragiñ Plang Curra Meu, de Blancura Centro, Pilquiniyeu del Limay, Pulan Lafquen, de Laguna Blanca, Newen Ñuke Mapu de Cañadón Chileno, lof Mariano Epulef de Anecón Chico, Ancalao, de Ñorquinco, la Coordinadora del Parlamento Mapuche Tehuelche de Río Negro, el CODECI, y el Consejo de Participación Indígena.

Agrega el manifiesto de las comunidades un alerta a los vecinos y las vecinas: “las estrategias que las empresas mineras están llevando a cabo, se basan en la mentira y el engaño”. “La minera hace más de un año que anda”, comenta el lonko Raúl desde el cerro donde hay señal de celular y agrega: “anda agarrando a la gente así, sola, la mayoría de la gente está sola en el campo, y bueno, le ofrecen cosas, no sé qué le han ofertado a la gente y aprovechan la situación de esta pandemia que ha perjudicado a todos los sectores”.

La situación que atraviesan las comunidades mapuche de la meseta es compleja; la poca agua y la poca leña que existe, la valoran y aprecian y toda su vida se construye a través del trabajo en el territorio. Tal como señalan en el comunicado elaborado entre las comunidades de la zona, hace años que la región transita una gran sequía y eso les trae problemas para la producción agrícola ganadera que ha sido su principal actividad económica. “Estratégicamente los gobiernos desatienden las políticas productivas para el territorio, para dejarnos a merced de los intereses de las empresas extractivas, continuando el despojo”, denuncian. En esa línea, Raúl Llancaqueo señala: “Ayer nos hemos reunido con las otras comunidades para hacer el comunicado para que no entre la minería. Toda la vida los pequeños productores han vivido de la ganadería, es su sostén”.

Esta realidad se contrapone con las concepciones de quienes -alejados de estos contextos- señalan que los pueblos originarios tienen un vínculo “idílico” con la naturaleza y que ligados a un “paisaje paradisíaco”, pretenden defenderlo por su belleza.

Durante los últimos años, además, la situación económica generó más vulnerabilidad en la población rural. Las comunidades señalan que los gobiernos en vez de generar condiciones para el acceso al agua, otorgan permisos a las mineras. “Ante esta situación de vulnerabilidad económica aparecen las empresas mineras con promesas de saldar las necesidades que el Estado no cubre, arreglo de caminos, mejoramiento habitacional, pago de becas, forestación, incluso ofrecen pago de “alquileres” para lograr entrar al territorio”, expresan en el comunicado y agregan: “La minería nunca fue, y nunca va a ser una opción posible para nuestro pueblo, porque atenta contra la Mapu y si atenta contra la mapu atenta contra nosotros como Che”.

En este escenario, las comunidades decidieron prohibir “el ingreso de cualquier empresa minera a nuestros territorios comunitarios”. Denuncian que no se ha respetado la consulta libre previa e informada y plantean: “entendemos que el derecho Indígena está por encima del código minero y tanto el Estado Nacional, como el Estado Provincial tienen una deuda histórica con nuestro pueblo Mapuche Tehuelche. El incumplimiento de nuestros derechos legitima estas acciones ante el atropello de nuestra autonomía comunitaria. Las tranqueras estarán cerradas para las empresas mineras que buscan destruir nuestro territorio”. El comunicado termina con un llamado a todas las comunidades a cerrar sus tranqueras ante el extractivismo minero.

“No queremos que entren las mineras y que el gobierno se haga cargo de la situación de los pequeños productores. No queremos dejarlas entrar porque el daño ambiental que producen es lo que no queremos, la falta de agua, ya sufrimos la sequía…nos castigó la nevada y ahora al pequeño productor lo termina. No dejen entrar a las mineras”, concluye el lonko desde la altura, en el cerro que le permite comunicarse con el resto del mundo.

“La minería nunca va a ser una opción posible para nuestro pueblo”

Argentina

EL PADRE DEL BORREGO

17/07/2021
En la última década, Elsztain, quien se hizo fuerte por sus negocios inmobiliarios en campos, oficinas y shopping centers, avanzó en la minería con la empresa Austral Gold. Por qué invierte en el sector.
Fuente: ECONO JOURNAL

El 12 de mayo de 2020, editores de las secciones de economía y de los diarios financieros de Buenos Aires recibieron un mail en sus casillas. Los sorprendió. Porque era domingo y, además, por
su contenido. Pero, sobre todo, por quién era el protagonista. El correo electrónico difundía extractos de un documento que Eduardo Elsztain, presidente de Inversiones y Representaciones SA (IRSA), la mayor empresa de bienes raíces del país, había hecho circular entre sus inversores.

«El manual de supervivencia económica de la Argentina dice que, en este contexto de déficits fiscales épicos, más el endeudamiento más alto de la historia, más emisión monetaria a niveles nunca visto, más depresión económica, cualquier persona con ahorros grandes o pequeños debería redireccionar una parte significativa de esa liquidez a la única moneda que no puede ser impresa: el oro», aconsejó.

No fue un texto usual. Elsztain es uno de los cinco empresarios más importantes del país. Su personalidad excede el mundo de los negocios. Su actividad filantrópica abarca desde el fomento al entrepreneurship, con un manifiesto apoyo –espiritual y material– a la Fundación Endeavor, a iniciativas sociales de profundo compromiso comunitario. Y, además, atesora una rica –y envidiada– agenda de contactos, local y, en especial, internacional, que lo encumbró a cargos de influencia única, como el directorio del Consejo Judío Mundial, amén de ser un activo protagonista –y promotor– del World Economic Forum.

Sin embargo, Elsztain, de 61 años cumplidos en enero, no es alguien que suela transmitir sus opiniones en público; mucho menos en los medios. ¿Qué llevó a quien es reconocido como «el dueño de los ladrillos», entre shopping centers, edificios de oficinas y proyectos residenciales, y, a la vez, uno de los mayores inversores agrícolas de América del Sur, a fijar su atención sobre el precioso metal? ¿Y difundirlo, además?

Oro en Chubut

La respuesta, en realidad, ya la había dado pocos días antes. El 22 de abril, en Toronto, Canadá, la minera Yamana Gold informó que Elsztain y Saúl Zang, uno de sus hombres de máxima confianza, habían comprado el 40% de Suyai, un proyecto de extracción de oro en Chubut. Pagaron u$s 2 millones para entrar a un prospecto cuyo objetivo es producir hasta 250.000 onzas anuales durante sus primeros ocho años de antigüedad. Además, se comprometieron a desembolsar otros u$s 31,6 millones hasta 2024, en caso de que el emprendimiento reciba todas las aprobaciones.

Algo que, en gran medida, dependerá de sus gestiones. «El grupo argentino asumirá la responsabilidad de todos los asuntos ambientales, sociales y de gobierno (ESG) y, en particular, liderará los esfuerzos de permisos destinados a avanzar el proyecto a través de sus diferentes etapas de desarrollo», explicó Yamana.

Más que una quimera

Así como no ahorró elogios a la gestión Macri, Elsztain siempre fue lo suficientemente hábil para no colisionar contra otros gobiernos. Hombre de magnetismo especial, que potencia con el aura que le confiere una profesión profunda y estricta de su fe de la cual su aspecto personal, de barba tupida, trajes oscuros y kipá es reflejo, el empresario, a través de IRSA y de su controlada IRSA Propiedades Comerciales (IRSA PC), tiene nueve edificios de oficinas premium y 15 shopping centers. La mitad de los centros comerciales –Alto Palermo, Paseo Alcorta, Patio Bullrich, DOT Baires, Distrito Arcos, Alto Avellaneda y Soleil Premium Outlet– están en el AMBA. El resto, en el interior: Alto Noa (Salta), Alto Rosario, La Ribera Shopping (Santa Fe), Mendoza Plaza (Mendoza), Córdoba Shopping Villa Cabrera, Patio Olmos (Córdoba) y Alto Comahue (Neuquén). Además, posee otros inmuebles comerciales y los hoteles Intercontinental, Libertador (CABA) y Llao-Llao (Bariloche). Su unidad de construcción compra terrenos y desarrolla viviendas y complejos comerciales. El grupo también es dueño del 29,91% del Banco Hipotecario, del que el propio Elsztain es presidente.

En su último balance anual, cerrado el 30 de junio de 2020, IRSA facturó $ 95.793 millones. Sin embargo, solo $ 14.156 millones se generaron en la Argentina. Los otros $ 81.637 millones provinieron de Israel, donde –al menos, hasta ese momento– registraba negocios en bienes raíces, tecnología, telecomunicaciones, supermercados, energía y turismo. IRSA también tiene inversiones en los Estados Unidos. Principalmente, en inmuebles.

Diversificación en agro

A su vez, Cresud, controlante de IRSA, es una de las principales firmas agropecuarias de la región.
Al 30 de junio, era dueña de 26 campos, con aproximadamente 629.794 hectáreas, entre la Argentina, Brasil, Bolivia y Paraguay. Produce granos, ganado bovino y ganado lanar. Arrienda tierras a terceros y, además, tiene el derecho de concesión sobre otras 132.000 hectáreas por 35 años, con opción por otros 29. De ese total, explotó unas 29.000 hectáreas con producción agrícola y ganadera. En su ejercicio 2019-2020, produjo 857.490 toneladas de granos (más del 90%, trigo y soja), 2,36 millones de toneladas de caña de azúcar y 11.783 toneladas de carne. Recaudó $ 121.256 millones. Ganó $ 20.003 millones.A mediados de mayo de 2021, Cresud valía más de u$s 730 millones en Nueva York. IRSA, poco menos de u$s 390 millones.

Pero Elsztain no es alguien ajeno a la industria minera. Empezó a escavar en este negocio en 2003. Compró la chilena Guanaco, que le pertenecía a la estadounidense Kinross Gold. Para este negocio, se asoció con la australiana Austral Gold, a cuyo directorio accedió en 2009, con funciones no ejecutivas.

Desembarco

«No teníamos experiencia en la minería. Pero compramos la mina por teléfono. Hicimos el due diligence en menos de una semana», evocó cinco años atrás, en una entrevista a la centenaria publicación especializada The Northern Miner, de Canadá.

Fue un momento especial para Elsztain. La crisis de 2001 y, en especial, la devaluación y la pesificación asimétrica de 2002 habían erosionado los cimientos financieros de IRSA, ese imperio que había comenzado a construir algo más de una década antes. También en 2003 se formalizó su «divorcio» de Marcos Marcelo Mindlin, su socio, amigo, otra mitad, segundo apellido de un binomio que, en los 90, fue sinónimo de éxito en el mundo de los negocios.

Mientras Mindlin se lanzó con Dolphin a las aguas inexploradas que prometía un país de empresas de servicios públicos defaulteadas y a precio de remate, Elsztain prefirió buscar alternativas a sus negocios core en sectores que estuvieran algo más alejados de la presencia estatal activa que empezaba a visualizarse en la incipiente Argentina de Néstor Kirchner.

Guanaco era un proyecto de oro, cobre y plata en el norte chileno, en la zona de Antofagasta. «Nos tomó cerca de una década desarrollar nuestra primera mina y construir nuestro equipo de management», reseñó en esa entrevista. «No éramos expertos. Así que lo hicimos escalón por escalón», agregó.

Austral Gold sacó su primera barra de oro de Guanaco en 2011. En 2019, último ejercicio pre-pandemia, procesó 253.024 toneladas. Por metal, fueron 60.666 onzas de oro y 543.906 de plata. Las cifras consolidan con Amancaya, proyecto vecino que, en julio de 2014, Austral le compró a Yamana por u$s 12 millones en efectivo, más una regalía neta del 2,3%. No fue la única adquisición. En febrero de 2016, se quedó con el 100% Argentex Mining, titular de Pingüino, proyecto de oro, plata, zinc, plomo e indio en la provincia de Santa Cruz. Pagó 5,8 millones de dólares canadienses (u$s 4,3 millones de entonces). Austral Gold ya tenía un 19,9% de la empresa, comprado en marzo de 2013, por 5 millones de «cads» (u$s 4,87 millones).

Sin embargo, un mes después, dio otro gran golpe. Acordó con Troy Resources la compra del 70%
de Casposo. Localizada en el departamento de Calingasta, San Juan, el área, de 100,21 kilómetros cuadrados y con reservas de oro y plata, pasó a convertirse en el principal activo de producción de Austral Gold en la Argentina. La minera de Elsztain compró un 51%, por u$s 1 millón, con la opción de lograr otro 19% por otro u$s 1 millón en los 12 meses siguientes –cosa que hizo– y el 30% restante en los siguientes cinco años. El acuerdo establecía que pagara u$s 1,5 millón por un 10% en tres años; u$s 2,5 millones por otro 10% en cuatro; y u$s 3 millones por el 10% restante en cinco. Todo, sujeto a la variación del precio de la plata, con un supuesto de u$s 15 la onza. Austral terminó de comprar todo en 2019. Pagó u$s 200.000 para completar su tenencia. El menor precio fue resultado de valores de la plata por debajo de lo esperado.

Aterrizaje en San Juan

Eso también afectó al emprendimiento. Cuando entró en Casposo, Austral Gold se comprometió a levantar capital por hasta u$s 10 millones para el proyecto, cuyo management tomó. Además, asumió la elaboración de un plan reingeniería y nuevo desarrollo para alcanzar una operación rentable al cabo de 12 meses.

«Es una adquisición estratégica para Austral Gold y le da la compañía un activo establecido en la Argentina y un cimiento en ese mercado para consolidar más adelante sus activos bases», celebró el comprador en ese momento. Sin embargo, a inicios de 2019, la empresa anunció que su directorio había decidido, temporalmente, que el proyecto solo funcionara bajo cuidado y mantenimiento.

«La decisión se basó en precios de la plata por debajo de los presupuestos y volúmenes de producción inferiores a las esperadas en 2018 y 2019. Estos factores resultaron en que la mina, actualmente, opera a pérdida y una reducción marcada de su inventario de reserva mineral», explicó. Tampoco eran satisfactorios los registros alcanzados en oro, con una reducción de 90% en la producción del trimestre cerrado en marzo de 2019, en comparación con el previo, finalizado en diciembre de 2018.

Con solo un trimestre de operación, Casposo procesó 39.545 toneladas en 2019. Habían sido 181.242 en 2018 y 281.848 en seis meses de 2017. En diciembre de 2019, inició actividades de exploración, con la intención de reactivar la explotación durante 2020. La pandemia de coronavirus lo impidió.

Regla de oro

Este año, IRSA inauguró formalmente Della Paolera 200, torre corporativa de 30 plantas y u$s 110 millones de inversión, que construyó en Catalinas. La empresa también mudó allí su sede central. Durante décadas, había funcionado en Bolívar e Hipólito Yrigoyen, sobre el ex Café de la Victoria (hoy, Pertutti). Es un edificio colonial, que el abuelo de Elsztain compró cuando él tenía cinco años. No es el único recuerdo con el que honra al patriarca.

«Cuando la gente le preguntaba a mi abuelo cómo calculaba sus activos en las peores inflaciones, contestaba que, al final de cada año, él siempre sabía que tenía un metro cuadrado más, una vaca más o más espacio de estacionamiento. Contabilizaba las cosas básicas», evocó, en aquella entrevista a The Northern Miner.

Aplicó la lección a su incursión minera. Más allá de las cotizaciones de los distintos metales o los cálculos de reservas y vidas útiles de los proyectos, persistió en acumular activos a lo largo de una década y media.

En 2013, Austral Gold compró el 15% de Goldrock (9,3 millones de dólares canadienses), la dueña de Lindero, en Salta. Años después, adquirió otro 11%. En 2014, se quedó con el 51% de la proveedora de servicios mineros Humberto Reyes y el proyecto Amancaya, ambos en Chile. En 2015, fue el turno
de Argentex. En 2016, de lo que le faltaba de esa empresa y, pocos días después, el 70% de Casposo. En 2017, compró otro 19% en ese proyecto y, también, los emprendimientos San Guillermo y Reprado, cercanos a Amancaya, que pertenecían a Revelo Resources. En 2019, el 30% restante de Casposo y la estadounidense Rawhide, con activos de oro y plata en Nevada. Acordó por ella un precio de u$s 3,9 millones (u$s 2 millones cash).

Al año siguiente, otra compra en la Argentina: el 80% de Sierra Blanca, proyecto –también de oro y plata– en Santa Cruz, con el que buscó ampliar Pingüino. Pactó con su contraparte, New Dimension, u$s 800.000 en efectivo y compromisos de inversión, con una opción para comprar el 20% restante en u$s 2,3 millones. También en 2020, Austral Gold firmó una carta de intención para quedarse con el 100% de Revelo, transacción que completó este año.

En febrero último, a través de Argentex, entró al capital de Ensign Gold. Pagó más de u$s 1,17 millones por más del 20% de sus acciones, con una opción para ampliar su participación en 36 meses. Ensign es una sociedad canadiense con 5000 hectáreas de oro tipo Carlin en Utah (Estados Unidos).

Fue, de momento, su última pepa. Al menos, a través de Austral Gold. La compra de Suyai a Yamana se hizo por fuera de esta sociedad. ¿Por qué? Por ahora, solo Elsztain, reconocido por su hermetismo, tiene la respuesta. Pero difícilmente sea un punto final.

Así como sigue adelante con sus múltiples negocios –sin ir más lejos, incluso en el contexto adverso de shoppings cerrados y oficinas vacías por la pandemia, IRSA anunció la construcción del primer centro comercial de La Plata, un proyecto de $ 15.000 millones–, es claro que continuará activando la palanca de su excavadora. «Compartimos la mitad de los Andes con Chile. Pero la Argentina no tuvo el mejor entorno y eso es básicamente porque la minería no está tan explotada como lo hicieron nuestros vecinos», explicó alguna vez su estrategia en este sector.

«Pero el potencial del sector minero en la Argentina es enorme. Y es una de las actividades en las que soy más entusiasta en estos días: tenemos reservas, buenas empresas y buenos descubrimientos», decía, pocos años atrás. El tiempo suficiente, no obstante, como para haber abierto un camino ya difícil de desandar.

Ladrillo a ladrillo

Eduardo Sergio Elsztain nació en Buenos Aires el 26 de enero de 1960. Su abuelo paterno, Isaac, emigró de Rusia en 1917, tras la Revolución. Prosperó en su nueva tierra gracias a los negocios inmobiliarios. Talentoso para ver oportunidades en una Buenos Aires donde abundaban hacinados conventillos, supo acuñar una máxima que su nieto cumple a rajatabla, como si fuera precepto bíblico: comprar barato y vender revaluado. Para mediados de los 60, su empresa, Isaac Elsztain e Hijos –que, incluso hoy, vela por los más caros intereses familiares–, era una de los principales desarrolladoras de viviendas de la Capital Federal. Hasta que, a fines de los 70, se embarcó en la construcción de una ambiciosa torre, con una ingeniería financiera cuyo colapso la había dejado en la cornisa de la quiebra.

Egresado del Colegio Nacional de Buenos Aires, había interrumpido sus estudios de Economía en la UBA para hacer un voluntariado de un año en Israel. Retornó por pedido de su abuelo. Corría 1981 y su tío, que manejaba los negocios familiares, falleció súbitamente. Eduardo tenía 21 años.

Elsztain nieto cerró su primer negocio en 1982. Vuelta del destino, le vendió al gobierno de la Unión Soviética el terreno de la calle Dragones,en el Bajo Belgrano, donde hoy funciona la representación comercial de la Federación Rusa. Al mismo tiempo, le pidió ayuda a un amigo, tan joven como él, pero con mejores conexiones y una letal combinación de astucia y frialdad para las finanzas: Mindlin. Juntaron u$s 120.000 para comprar una vieja sociedad, fundada en 1943,que cotizaba sin pena ni gloria en la Bolsa porteña: IRSA. La piedra basal sobre la cual edificarían su imperio.

Sin embargo, no fue sino hasta inicios de la década siguiente que esos dos tipos audaces ganarían notoriedad. Tras la compra del Palacio Chrysler –actual Palacio Alcorta–, se supo que ese dúo de chicos jugaba a cosas de grandes. Y en serio.

«Ustedes no tienen cara de tener u$s 15 millones para comprar el edificio», les dijo el periodista de Ámbito Financiero que los había descubierto.

Uno, robusto, barbado y de gesto duro. El otro, flaco, rubio y con rostro mucho más aniñado. Trajeados como yuppies, como mandaba la época y, además, necesitaban para aparentar más madurez de la que tenían. Se miraron entre ellos y se rieron.

«En realidad, el inversor es George Soros», le develaron.

«De alguna forma, me las arreglé para tener una reunión con Soros.

Caminamos durante una hora o dos. Y cuando me preguntó cuánto dinero pensaba que yo podría manejar, le contesté que u$s 10 millones. Me dijo: ‘Ok, ningún problema’», recordó el propio Elsztain sobre ese encuentro en Nueva York, en un perfil publicado en 2013 por The Jerusalem Post.

Con ese capital, armaron una cartera de activos inmobiliarios –shoppings, torres de oficinas, edificios de viviendas– que rápidamente los coronó como los Señores de los Ladrillos. En 1991, relanzaron a IRSA en la Bolsa de Buenos Aires. En 1994, abrieron su capital en Wall Street. Para entonces, ya habían dado otro golpe: la compra de Cresud, otra sociedad histórica del recinto porteño. Fundada en 1936, financiaron la adquisición con todos los pagarés que les habían dado los compradores del último proyecto inmobiliario residencial que Elsztain construyó con su empresa familiar.

En 1998, IRSA se quedó con la parte del Banco Hipotecario que privatizó el Estado nacional. Ese mismo año, Carlos Menem y quien fuera su sucesor, el entonces jefe de Gobierno porteño, Fernando de la Rúa, coincidieron en la inauguración del Abasto, primer shopping desarrollado íntegramente por la dupla, que ya había comprado Alto Palermo, Paseo Alcorta y el Patio Bullrich. Para IRSA, fue un hito. Sobre todo, por las batallas legales –y políticas– que debió dar tras la adquisición del antiguo mercado, literalmente en ruinas tras la quiebra del Hogar Obrero. Un año después, en 1999, el grupo se aseguraría los terrenos de la ex Ciudad Deportiva de Boca Juniors, en Puerto Madero Sur. Aun hoy, pugna por desarrollar ahí el complejo Santa María del Plata.

La crisis argentina de 2001, eclosión de cuatro años de recesión, fue una prueba de fuego para IRSA. En ese crítico momento, Soros se retiró,con una ganancia estimada en u$s 500 millones, al cabo de la década. «Él sabía cuándo vender y cuándo comprar», refirió Elsztain en ese texto de The Jerusalem Post.

Sin el respaldo del hombre famoso en el mundo entero por haber doblegado a la libra esterlina, muchos dudaron de la capacidad de sus socios argentinos para cruzar, solos, el desierto. Pero Elsztain, para entonces, ya tenía mucho más que una puerta a la cual golpear. Reemplazó al húngaro con otros dos magnates: el canadiense Edgar Bronfman (de Universal Studios) y el inversor de riesgo neoyorquino Michael Steindhartdt. Fue el soplo vital que recibió IRSA para atravesar las siguientes décadas.

El padre del borrego

Argentina

Intendentes radicales suman respaldos a la candidatura de su par Daniel «Telchi» Ríos

Son Eduardo Córdoba, de Andalgalá, y Rodolfo Santillán, de Ancasti. El propio Ríos aseguró que cuenta con el «total apoyo» del senador nacional Oscar Castillo.
Redacción El Ancasti
13/07/2021
Ante la posibilidad de la precandidatura a senador nacional del intendente de Belén, Daniel «Telchi» Ríos, sus colegas del radicalismo se sumaron con respaldos y ya trabajan con la dirigencia para que el anhelo del belicho se convierta en realidad. Uno de los que expresó públicamente su apoyo es Eduardo Córdoba, de Andalgalá, con quien Ríos tuvo un entredicho respecto de la utilización de los recursos mineros. El otro es Rodolfo Santillán, de Ancasti, con quien se reunirá en los próximos días. Aún quedan más de diez días para formalizar los nombres.

Ríos y Córdoba habían mantenido un entredicho luego de que estallara el conflicto minero en Andalgalá, con los incidentes en torno a la sede de Agua Rica. Por entonces Ríos planteó que «hay que ser coherentes y no esperar los recursos de la minería si se decide ser antiminero». Ambos mantuvieron una reunión el último fin de semana y resolvieron las diferencias.

«Le manifesté mi preocupación por sus dichos sobre cuestiones que tienen que ver con nuestra manera de pensar por un proyecto minero. Me dijo que estaba arrepentido de eso. En definitiva hay cosas que nos unen como correligionarios y vecinos del interior, y yo le planteé que mientras puedan defendernos y escucharnos lo íbamos a acompañar. Le pedí que entienda y respete nuestra posición, porque nosotros defendemos un área en particular, defendemos el lugar donde nace el agua que bebemos», dijo el andalgalense Eduardo Córdoba en declaraciones radiales.

Luego el propio Ríos reconoció públicamente esto y dijo en un medio belicho que «personalmente fui a pedirle disculpas por los entredichos que tuve por la cuestión minera». «Pudimos limar esas asperezas y gracias a Dios me dio su apoyo», destacó el intendente.

Por su parte, el jefe comunal de Ancasti, Rodolfo Santillán, también le adelantó su apoyo a Ríos, y consideró que «se merece la oportunidad». «En los otros nombres que sonaron en un primer momento no veíamos la renovación y el aire fresco que necesita y que espera la sociedad. Él es un intendente del interior profundo, creo que el interior se merece esta oportunidad y él también. Sería muy importante que fuera candidato, cuenta con todo mi apoyo», ratificó Santillán en diálogo con El Ancasti.

En esa misma línea, reconoció que ya mantiene un diálogo con dirigentes del Este provincial «y estamos viendo de encolumnarnos detrás de Ríos». La intención es que puedan reunirse la próxima semana.

Santillán también se refirió a los dichos del presidente de la UCR, Francisco Monti, y consideró que «quizás fueron desafortunados». «Creo que ya pasó la época de la vieja política en la que no nos podíamos saludar con los del otro partido. Más allá del color político, creo que esta bien si Ríos tiene buena relación con el Gobierno porque puede conseguir cosas importantes.

Y de última, podrían hablar personalmente con él y planteárselo», opinó.

El intendente Ríos destacó y agradeció el respaldo de muchos dirigentes con los que ya pudo reunirse, y aseguró que «cada día estoy más convencido por los apoyos que estoy recibiendo no solo del arco político, sino de la gente común que me alienta a seguir adelante». «Tengo el total apoyo de Oscar Castillo, hablo mañana y tarde con él, constantemente me está aconsejando. Me tengo que preparar porque si se confirma el rumor de la candidatura de Lucía Corpacci esto sería como una lucha entre David y Goliat», reconoció.

«Cuando dije que me gustaría ser gobernador creo que fue una decisión prematura. Hoy me encuentro más maduro, me siento cómodo y voy a dar todo. La posibilidad de disputar esta candidatura con el mejor cuadro que tiene la política para mí es un orgullo. Vamos a ver cómo se defiende este negrito; cada uno tendrá su estrategia, pero yo en esta doy mi vida», expresó.

Por último, aseguró que no se dio por aludido con los dichos de Monti (que dijo que «ahora viene la tentación del Gobierno de infiltrarse en la oposición para dividirnos y meternos un caballo de Troya» en las candidaturas). «Creo que es un gran amigo y creo que si él me quiere decir algo me lo va a decir personalmente. Además, no tengo tiempo para pelearme o buscar enemigos, quiero esta candidatura por derecha, haciendo bien las cosas. Para Daniel Ríos, no hay mejor radical que otro radical», sostuvo.

Propuesta de RRAP
El referente de la RRAP y secretario del Comité Nacional de la UCR, Alfredo Marchioli, presentó una nota en el partido con propuestas reglamentarias sobre la constitución de la alianza para la participación de las próximas elecciones. «La sociedad catamarqueña reclama procesos democráticos y transparentes, sin requisitos y discrecionalidades que restrinjan la participación de un sector en beneficio de otro», explicó.

En este marco, consideró que «las restricciones de participación de las listas de precandidatos provinciales y municipales no debe superar el 60% de las respectivas convocatorias, tal cual prevé el último reglamento de la alianza JPC de 2019», y recordó que las leyes prevén el derecho de participación para extrapartidarios e independientes, por lo que no se pueden establecer requisitos adicionales.

«En el caso de que hubiera objeciones de algún candidato extrapartidario, la lista que oficie de oposición deberá fundamentarlas y solo en ese caso se someterá a consideración del pleno de los partidos políticos que conforman la alianza», opinó.

Para Marchioli, «la sociedad demanda una oferta electoral legítima y competitiva, que tenga la capacidad y la vocación de ejercer su rol de oposición, para contrarrestar los excesos del Gobierno provincial y ser un proyecto político alternativo y atractivo para 2023».
https://www.elancasti.com.ar/politica-economia/2021/7/13/intendentes-radicales-suman-respaldos-la-candidatura-de-su-par-daniel-telchi-rios-469962.html

Argentina, Litio

Kulfas confirmó la creación de YPF litio

Aseguró que le permitirá a la petrolera «entrar en una carrera tecnológica» vinculada a la electromovilidad y las energías renovables. El ministro descartó una nacionalización del litio.
El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, confirmó «la creación de YPF Litio», una nueva sociedad anónima que permitirá trabajar en el desarrollo de este mineral que permitirá una gran fuente de trabajo y «entrar en una carrera tecnológica» vinculada a la electromovilidad y las energías renovables.

«YPF está trabajando en la creación de YPF Litio», dijo Kulfas al ratificar lo anticipado por el presidente de la compañía estatal, Pablo González, que reveló la aprobación de la nueva sociedad anónima por parte de los accionistas de la compañía.

La nueva sociedad permitirá «contar con una empresa nacional que pueda trabajar con empresas privadas en el desarrollo de este mineral que puede ser no sólo una gran fuente de trabajo sino entrar en una carrera tecnológica a nivel mundial que va a tomar mucha fuerza en la segunda mitad de este década», agregó el funcionario.

YPF Litio S.A. incursionará en el desarrollo del aprovechamiento de este mineral de alta demanda para el proceso de electrificación global y en particular para su industrialización como materia prima de las baterías de los vehículos eléctricos y las energías renovables.

Kulfas descartó cualquier posibilidad de nacionalización del recurso al recordar que «el litio pertenece a las provincias»

«Estamos todos de acuerdo que el litio es un mineral importantísimo porque la gran revolución verde nos va a permitir reemplazar los vehículos que hoy funcionan a combustibles fósiles por eléctricos, y el litio es hoy el principal elemento que se utiliza para las baterías», explico Kulfas en diálogo con Radio Urbana.

El titular de la cartera productiva también descartó cualquier posibilidad de nacionalización del recurso al recordar que «el litio pertenece a las provincias» como todos los recursos naturales de la minería y los hidrocarburos, por lo cual tiene un estatus constitucional.

No obstante, explicó que se trabaja «en la coordinación de la Mesa del Litio con Catamarca, Jujuy y Salta y hay absoluta concordancia en la importancia de estimular la inversión público-privada y científico-tecnológica que permita el desarrollo de toda la cadena de la industria del litio».

El presidente de YPF en la última reunión de directorio planteó que «se tiene que pensar en diversificar el horizonte de negocios» de la compañía lo que se consolida en la creación de la figura societaria en relación al litio, y que permitirá «sumar un horizonte de inversiones para los accionistas».

Tal como viene ocurriendo en las grandes petroleras globales, YPF es «la primera empresa de energía integrada del país que ya está pensando en los desafíos que vienen, liderando la transformación energética a través de la utilización de renovables y la investigación sobre otras fuentes como el litio o el hidrógeno», explicaron en la compañía.
https://mase.lmneuquen.com/litio/kulfas-confirmo-la-creacion-ypf-litio-n818339

Argentina, Bolivia, Chile, Internacional, Latinoamerica, Litio

Una OPEP para el Litio

Estamos frente a una nueva oportunidad para Argentina, que hoy es la segunda reserva conocida del mundo después de Bolivia, y el cuarto productor mundial.
Por Mario Nallib Fadel
27/06/2021
Proyecto para la extracción del Litio

El principal objetivo para el que fue creada la OPEP (Organización de países exportadores de petróleo), en el año 1960, fue garantizar precios justos y estables para los países productores de ese recurso estratégico.

Hasta entonces, sólo 7 empresas de EE.UU. y de Europa fijaban el precio del crudo, un precio que estaba fijado en función de los intereses de esas empresas y de la política energética de los países consumidores: el precio llevaba implícita una transferencia indebida de riqueza de los países pobres hacia los países ricos. Esta situación de desequilibrio distributivo del beneficio motivó inicialmente a 5 países a constituir la OPEP.

Con el litio, la nueva vedette energética, podría pasar la misma situación de desequilibrio, a menos que nos animemos a pensar alternativas para evitar que el precio sea fijado atendiendo sólo a los intereses de los países consumidores en detrimento de los países productores. En definitiva, son los habitantes de estos últimos países los que soportan el impacto que implica una actividad extractiva.

Estamos frente a una nueva oportunidad para Argentina, que hoy es la segunda reserva conocida del mundo después de Bolivia, y el cuarto productor mundial en el año 2020 detrás de Australia, Chile y China. Las reservas conocidas de litio en nuestro país se encuentran en las provincias de Catamarca, Jujuy y Salta y representan el 20% de las reservas mundiales.

La explotación en esas provincias, y en particular en Catamarca, se viene realizando desde hace más de dos décadas, y en estos tiempos observamos una fuerte aceleración en inversiones para multiplicar la extracción en línea con los avances del desarrollo de la electromovilidad. Junto a ello la explícita intención de los gobernadores de las tres provincias poseedoras de este recurso, de constituir una instancia supraprovincial para el tratamiento del negocio, y en el orden nacional, el ministerio de producción impulsa una legislación promotora de la electromovilidad. Como vemos son acciones en ambas puntas de la cadena (la explotación y su uso), ambas legítimas, oportunas y necesarias, pero a mi criterio insuficientes cuando se trata de un recurso estratégico.

Lo jugadores del negocio a nivel mundial ostentan tal envergadura que exigen de nosotros habilitar un debate sobre cómo, en nuestra condición de productores del recurso, generamos herramientas que garanticen que el impacto negativo que genera la actividad minera en el medio ambiente sea compensado con mejoras ostensibles en la calidad de vida, en particular de las comunidades de las provincias propietarias del recurso, y en general del país, garantizando la sustentabilidad en todas sus dimensiones, social, cultural, ambiental y económica.

En este sentido, se esbozaron públicamente algunas iniciativas en el ámbito de la política, como la idea de la creación de un Instituto Nacional del Litio o la YPF-Litio. Más allá de cuáles sean las herramientas propuestas que deben ser materia de profundas discusiones de las que surjan amplios acuerdos, lo importante en este momento es poner en discusión el tema de cara a la sociedad, dejando atrás prejuicios inconducentes para un debate de esta envergadura.

Algunas voces hablaron de “nacionalizar” el recurso, y no tardó la natural y legítima reacción en contra de la idea, de las provincias constitucionalmente propietarias de ese recurso.

Pensar en una “nacionalización” al modo chileno como lo hizo con el cobre (CODELCO), es institucional y políticamente inviable, pues el modelo chileno es el de un país unitario, lo opuesto al federalismo argentino.

Lo que de ninguna manera cierra la posibilidad de pensar en una YPF del litio, o en la creación de una instancia nacional, como paso previo para iniciar una articulación supranacional con otros países productores, que implique la construcción de una fuerza de negociación para modificar la tendencia que impone el hecho de que los países consumidores -que son principalmente los países centrales- fijen las condiciones, mientras que los principales poseedores de las mayores reservas somos países “no centrales”. Esta tendencia lleva indefectiblemente a que el precio del recurso esté fijado por empresas multinacionales y sus países de origen atendiendo sus propios intereses.

El conocido triángulo del Litio, Bolivia, Argentina y Chile, en ese orden, son las tres principales reservas conocidas de Litio del mundo sumando más del 50% de ellas. Considero importante proponerse el objetivo de constituir, en un futuro cercano, una instancia supranacional que sea para el litio lo que la OPEP es para el petróleo. Antes de la OPEP, el petróleo no valía nada: es decir, los productores del recurso recibían migajas en comparación con los daños que ocasionaba extraer un recurso no renovable (que algún día se acabaría sin beneficio para su población), mientras era el motor del desarrollo acelerado de las naciones compradoras. La asociación supranacional sirvió para detener, al menos en parte, semejante desequilibrio.

En definitiva, no hay excusas para no declarar recurso estratégico al litio y abrir un debate amplio en la búsqueda de herramientas institucionales, nacionales y supranacionales, que, preservando el derecho constitucional de las provincias sobre los recursos mineros, nos permitan obtener un precio justo.

*Ex senador nacional, ex diputado nacional y ex Auditor General de la Nación.
https://www.pagina12.com.ar/350900-una-opep-para-el-litio

Argentina, Litio

Todos miran al litio

22/06/2021
Escrito por: Diego Castro Romero
El gobierno avanza con la explotación del mineral en el noroeste argentino en un marco mundial de transición energética. Especialistas y comunidades locales advierten sobre los peligros del desarrollo minero. ¿Soberanía energética o reprimarización y crisis ecológica?
Salar de Olaroz en Palpalá, Jujuy.

El nuevo milenio se tiñe de blanco. Ya sea por un sincero deseo de orientarse hacia una economía ambientalmente sustentable o por las ventajas comparativas que subyacen en la explotación de un recurso abundante para países como Argentina, Chile o Bolivia: estados y empresas transnacionales se han lanzado a la conquista del litio.

En el discurso de apertura de las sesiones ordinarias del Congreso, a principios de marzo, Alberto Fernández anunció la presentación de proyectos de ley para promover la transición hacia una economía verde. Una consigna que acompaña al actual presidente desde la campaña y que tiene en la extracción de litio el primer eslabón en una cadena de valor que contempla la producción de baterías para la fabricación de autos eléctricos.

El triángulo andino

Argentina integra, junto a Bolivia y Chile, el denominado “triángulo del litio”: una región que concentra más de la mitad de las reservas del mundo. Según estudios de la Secretaria de Minería, nuestro país ocupa el tercer lugar, por detrás de Chile y Australia. Esto ha convertido a las provincias del noroeste argentino en un atractivo destino para las empresas mineras. En la actualidad, existen dos proyectos en operación: uno en el Salar de Olaroz en Palpalá, Jujuy, bajo explotación de Orocobre y Toyota Tsusho (con un 8,5% de participación de la empresa público-privada jujeña JEMSE), y otro en el Salar del Hombre Muerto de Catamarca, un desarrollo de la firma estadounidense Livent Corp. Además, hay otros dieciocho emprendimientos avanzados y cuarenta en etapas preliminares.

El litio es uno de los recursos de mayor crecimiento en los últimos años, insumo esencial para la fabricación de las baterías que usan celulares y computadoras portátiles, pero también utilizado en la industria metalúrgica, farmacéutica y del vidrio. Es clave en la transición energética que buscan promover los países comprometidos con el Acuerdo de París de la ONU, en el que la movilidad eléctrica aparece como el objetivo a alcanzar, ya que reduciría la emisión de gases de efecto invernadero y resolvería los problemas asociados al empleo de combustibles fósiles, cuya escasez solo aumentará.

Por eso, el Ministerio de Desarrollo Productivo ha impulsado estudios para evaluar las condiciones de inserción del país en el nuevo paradigma mundial de electromovilidad. Fernando Porta, Director del Centro Interdisciplinario de Estudios sobre Ciencia, Tecnología e Innovación (CIECTI), lideró el equipo de investigación para determinar las posibilidades de producción de baterías y automóviles eléctricos: “Es necesario un cambio en la matriz productiva. Nosotros tenemos una oferta energética insuficiente y al mismo tiempo basada en una matriz de producción que es bastante costosa”. Una vez instaladas estas fábricas, podrían aplicarse incentivos a la demanda, como beneficios fiscales específicos para quien acceda a un vehículo eléctrico.

La construcción de baterías y la consecuente fabricación de automóviles impulsados eléctricamente es el fin de la cadena. En el principio está la extracción de litio, el cual debe ser purificado para su utilización. En la actualidad, Argentina solo produce el mineral en grado técnico, como carbonato y cloruro de litio. A pesar de que, de acuerdo a informes de la Secretaria de Minería, para el año 2019 estas exportaciones representaron 189 millones de dólares, el monto es despreciable en comparación con los valores que se obtienen en instancias posteriores de procesamiento. Las estimaciones realizadas por Livent muestran que la renta obtenida por el carbonato y el cloruro de litio constituye solo el 5,74 % del total, mientras que productos derivados como el hidróxido de litio, cuyo refinamiento se efectúa en las filiales de Estados Unidos, China o Gran Bretaña; reditúan más del 55 %.
La fosa de evaporación marca el inicio del proceso de producción del litio.

¿Están dadas las condiciones para agregar valor a la cadena productiva en Argentina? Para Porta, el obstáculo es institucional antes que técnico: “Argentina tiene un sistema científico tecnológico robusto. Lamentablemente nuestra legislación no ha protegido al litio como a otros minerales en términos de darle su carácter estratégico y, por lo tanto, el Estado nacional y los provinciales no tienen disposición sobre las reservas. Estas han sido concesionadas bajo el imperio de la Ley Minera, que es lo suficientemente laxa como para permitir que quienes han obtenido los derechos de concesión no estén obligados a desarrollar ningún tipo de eslabonamiento hacia adelante”.

En este contexto, el gobierno se reúne con empresas para expandir los actuales emprendimientos mineros, así como elaborar conjuntamente proyectos que apunten a agregar valor a la producción de litio. Recientemente, en un seminario organizado por el Wilson Center, con patrocinio del Banco Interamericano de Desarrollo, algunos potenciales inversores se mostraron escépticos respecto a la posibilidad de concretar operaciones similares a futuro y Alberto Carlocchia, presidente de la cámara que agrupa a los empresarios mineros (CAEM), aseguró que no hay condiciones para expandir la inversión, ya que “los costos laborales aún son altos”.

Según Porta, “las mineras no son empresas que tengan un alto nivel de ocupación, por lo que este no es un factor importante en su estructura de costos. La Ley de Minería vigente les asegura ganancias extraordinarias bajo distintos mecanismos: una muy baja imposición, estabilidad fiscal por 30 años y escaso control sobre sus números, puesto que sabemos de sus operaciones lo que ellas mismas declaran”. Para el economista, este es un problema general del capitalismo argentino, caracterizado por “baja productividad, baja inversión por años y por una estructura que maximiza las rentas del corto plazo y las oportunidades financieras”.

Por otro lado, algunos especialistas desconfían de los anuncios del gobierno. El investigador de CONICET e integrante del Grupo de Estudios en Geopolítica y Bienes Comunes, Bruno Fornillo, afirma que no hay una estrategia integral que apunte en una dirección distinta a la que desarrollaron gestiones anteriores: “Por un lado, la política litífera la está llevando adelante el Ministerio de Desarrollo Productivo, sin un contacto fuerte con áreas como Ciencia. A su vez, el instituto creado por la Ley de Movilidad Eléctrica no se relaciona ni se financia con las rentas litíferas. Lo más patente respecto al impulso actual es la expansión de la frontera extractiva”.
El Salar del Hombre Muerto, en Catamarca, es explotado por la firma estadounidense Livent Corp.


El mes pasado, un memorándum de entendimiento celebrado con la firma china Ganfeng Lithium incluyó la voluntad de que esta empresa fabrique baterías en el país, aunque no establece plazos ni montos concretos. “Hace años que los gobiernos provinciales dicen que hay compañías con intenciones de fabricar baterías en Argentina -recuerda Fornillo-, pero incluso si eso llegara a suceder, esas empresas no nos compartirían la tecnología de punta, y perderíamos la oportunidad de utilizar el mercado local para un crecimiento y un desarrollo endógeno. Una empresa como INVAP o YTEC debería tener la tecnología; no una extranjera que venga a llevarse el litio casi regalado y nos venda productos manufacturados acá, en lugar de importarlos”; afirma quien también es Doctor en Geopolítica por la Universidad de Paris VIII. La observación es aún más pertinente si se considera que esta semana el gobierno de Salta anunció una inversión de 580 millones de dólares por parte de la empresa china para la ampliación de las operaciones de extracción.

Minería del agua

No obstante, y como es habitual en las discusiones sobre explotación minera, el factor económico es solo uno entre los principales a considerar. Como señala Fornillo, la del litio es, en particular, una minería del agua: “Las técnicas actuales extraen una cantidad de agua potable que, en un par de décadas, convierte a esa zona en inhabitable. Una zona que de por sí es árida y endorreica, con cuencas cerradas”. El procedimiento consiste en extraer la salmuera que se encuentra bajo tierra y depositarla en enormes piletones a cielo abierto para que, una vez que se evapore el agua, las sales resultantes sean sometidas a un proceso de purificación para lograr el grado técnico necesario. Esta última instancia, a su vez, demanda grandes cantidades de agua dulce. Según estimaciones de las mismas empresas, para obtener una tonelada de carbonato de litio se necesitan alrededor de 30.000 litros de agua dulce, que se adicionan a los 600.000 evaporados de la salmuera inicial. Las 40.000 toneladas que se extraen anualmente (entre los dos proyectos en operación, según Secretaria de Minería) requieren así de más de 25.000.000.000 de litros de agua.

Si bien existen grupos de investigación que han desarrollado métodos alternativos para la extracción, estos no han podido implementarse en gran escala, y su utilización implica un costo mayor, que las empresas no están obligadas a asumir. El método de separación electroquímica que han desarrollado científicos del CONICET a través de YTEC, la empresa de base tecnológica de YPF, por ejemplo, permitiría obtener litio sin necesidad de evaporar el agua de la salmuera, obteniendo, adicionalmente, agua salubre del proceso. Para Fornillo, la ausencia de presiones legales a las empresas se combina con la falta de visión estratégica del Estado: “No existe vínculo entre el área extractiva y el área de crecimiento tecnológico. Nosotros hemos conformado el Foro de Especialistas de Litio en la Argentina, donde nos reunimos alrededor de 200 investigadores que trabajamos en esto hace por lo menos 10 años. Tratamos de ver de qué manera podríamos aportar en la creación de valor tecnológico y demás, a partir de investigaciones que hoy están atomizadas, descoordinadas. Y hay iniciativas individuales de sectores productivos interesados: Fabricaciones Militares; INVAP; IEASA; YTEC está interesada en hacer celdas; Astillero Río Santiago podría producir barcos movidos eléctricamente. Pero no hay una política estratégica conjunta, orientada y con un financiamiento acorde”.

El impacto ambiental y la falta de acuerdos con los pobladores locales conducen a distintas medidas de resistencia. “Se los considera como un sujeto a ser removido o a quien se le ofrece una serie de dádivas menores. Además, las comunidades originarias, los pueblos atacameños de la Puna habitan los salares hace miles de años y en verdad son los dueños naturales de esa zona”, dice Fornillo. Se trata de un fenómeno que atraviesa a la mayoría de las explotaciones de recursos minerales en el país, como sucede con el cobre en Andalgalá.

¿De quién es?

En 2015, Chile conformó una Comisión Nacional del Litio para establecer una normativa en la que los distintos actores tuvieran participación. No solo se acordaron mayores ganancias para las comunidades locales (alrededor de 25 millones de dólares anuales), sino que las empresas son obligadas a tributar el 40 % de sus ganancias, y parte de ese monto es utilizado para financiar investigaciones tendientes a desarrollar la cadena de valor.

El litio es central en el mapa geopolítico actual y futuro, y otros países ya lo han entendido así. En Bolivia el control de todos los yacimientos es estatal, en Chile es un recurso estratégico, también en Brasil, en México se han revocado las concesiones privadas y se piensa en armar una empresa estatal. Existen voluntades de coordinar esfuerzos a nivel regional, pero la discrepancia entre los distintos modelos dificulta los planes de articulación.

En este sentido, una parte de la coalición de gobierno se ha manifestado a favor de avanzar en una ley que asegure la participación del Estado argentino en la industria litífera. El proyecto elaborado por los diputados Marcelo Koenig y Carlos Heller propone declarar al litio como recurso estratégico y conformar una Comisión Nacional que integre al sistema científico en el desarrollo de la cadena de valor. Una iniciativa resistida por los gobiernos provinciales nucleados en la Mesa del Litio, que buscan mantener las rentas locales aseguradas por la minería.

También lo han entendido los principales actores de la economía mundial. Elon Musk, dueño de la compañía de autos eléctricos Tesla (cuyas ganancias aumentaron 700 % durante la pandemia), llegó a bromear con el golpe de estado en Bolivia y “atribuírselo” en función de una liberalización de la explotación de los yacimientos nacionalizados por aquel gobierno. Un gesto risueño de los que el empresario acostumbra hacer en Twitter (como aquel que le costó millones en pérdidas a la criptomoneda Bitcoin), pero que señala con claridad en qué medida los grandes capitales miran hacia las reservas minerales del sur mundial.

Todos miran al litio

Argentina, Litio

Analizan un proyecto para declarar al litio como “mineral estratégico”

Asesores en el Senado trabajan en conjunto con la Cámara Latinoamericana del Litio. Buscan consensuar una ley.
18/06/2021
El equipo de asesores del secretario de la Comisión de Energía, Minería y Combustibles de la Cámara de Senadores, Sergio Leavy, comenzaron a trabajar en conjunto con la Cámara Latinoamericana del Litio en una ley que declare a dicho recurso natural como “mineral estratégico”.

Los asesores de Leavy participaron de la segunda asamblea de la Cámara Latinoamericana del Litio, en la cual, su presidente, Pablo Rutigliano, dejó sentada la postura de la entidad con vistas al desarrollo de la cadena de valor del sector, a través de un esfuerzo conjunto entre las iniciativas privadas y el Estado.

En el encuentro que se desarrolló de manera virtual, los representantes del senador compartieron experiencias de los participantes tanto de Argentina, como de Chile y México, que junto con demás países de América están desarrollando el precio testigo del carbonato de litio en la región para darle una previsibilidad autóctona a los proyectos económicos relacionados con la minería y la tecnología.

Los dirigentes de la institución coincidieron en el objetivo de planificar el desarrollo del índice del litio que ya está creado y formará el precio FAS (de pizarra) y estará estandarizado por la consultora internacional Standard & Poor’s.

Rutigliano afirmó que “para que esta meta se concrete, trabajamos desde el mercado de metales y futuro, que establece el ámbito propicio para este desarrollo, a través de dos grandes vectores, los cuales son la digitalización de los contratos de los metales y el desarrollo de las tecnologías a través de las criptomonedas con reservas para financiar a las compañías mineras, las empresas tecnológicas y las fábricas de baterías de litio”.

“En el mercado de metales hay en este presente, un proceso muy importante de digitalización y tenemos un enorme proceso de demanda de Litio, pero contrariamente a ello, estamos en déficit con la oferta, ya que la oferta es el problema y sobre ese inconveniente, trabajamos para impulsar este concepto que está en crisis”, agregó.

A su turno, la vicepresidenta de la Cámara, Andrea Polizotto, recalcó que es preciso que el litio sea declarado como “mineral estratégico”, para que sea el Estado nacional el encargado de regular la actividad y proteger las inversiones de los empresarios pymes que den trabajo genuino.

Por su parte, el secretario de la organización, Favio Casarín, advirtió que “sin valor agregado, no le sirve ni a la Argentina ni al resto de Latinoamérica, la producción de carbonato y de salmuera de litio, para exportar como materia prima, sin generación de economía local y encima, bajo las condiciones de precios que imponen las grandes potencias”.

El director de la Cámara Minera de Chile, Jorge Castillo Luco, llamó a buscar “criterios comunes y favorecer un círculo virtuoso de trabajo conjunto con todos los países productores de la región para posicionarse ante el mundo como una industria fuerte y moderna”.

Analizan un proyecto para declarar al litio como “mineral estratégico”

Argentina

ES UN RIESGO ALTERAR LA CUENCA DEL SACANANA

18/06/2021
El Ingeniero Hidráulico Héctor Andrés Malnero, Docente e Investigador del Departamento de Ingeniería Civil de Orientación Hidráulica (DICH) de la sede Trelew de la Facultad de Ingeniería – UNPSJB afirmó con relación al uso de la cuenca del Sacanana para proyectos mineros que el agua que existe en superficie apta para consumo humano y del ganado podría desaparecer debido a la disminución de los niveles del agua subterránea. “
Fuente: Comunicación UNPSJB Trelew
Malnero se desempeña desde el año 94 en el DICH. En conjunto con otras universidades se llevan adelante dos Especializaciones: una en Contaminación de Aguas Superficiales y otra en Calidad de Aguas Subterráneas. Organizada a partir de la vasta trayectoria del Departamento, prontamente se ofrecerá una Especialización sobre Ingeniería Civil con mención Ambiental.

En la entrevista brindada a U3.0, el programa semanal de radio que la sede Trelew de la UNPSJB emite por Radio Ciudad el especialista explicó en base a estudios y experiencias en el mundo los riesgos de alterar la dinámica de las cuencas.

Mencionó además los problemas de abastecimiento que ya sufrimos debido al cambio climático y advirtió sobre dos realidades: la ausencia de estudios de base y la incapacidad del estado para implementar un sistema de control de la calidad del agua que consumimos.

¿EL FUTURO ES TEXAS? POZOS CON VIGILANCIA MILITAR
“En los proyectos mineros se plantea que se va a utilizar el agua de la cuenca del Sacanana que es una cuenca subterránea, con el principal motivo que el volumen de agua es suficiente y con la excusa de que esa agua no es apta para el consumo humano por la presencia de ciertos iones naturales de acuerdo a lo establecido por el código alimentario argentino.

Esta es una idea totalmente alejada de la realidad – alertó el ingeniero – porque los cursos de aguas superficiales existen en su gran mayoría debido a la presencia justamente del agua subterránea.

La cuenca del Sacanana es una cuenca endorreica que recibe el agua superficial, luego produce un escurrimiento en algunos arroyos de la zona y parte de esa agua va a parar a lo que se denomina el agua subterránea.

El agua superficial está por así decirlo apoyada sobre el agua subterránea. Si yo disminuyo o varío los niveles de agua subterránea lo que va a ocurrir rápidamente es que el agua que hoy está escurriendo superficialmente va a desaparecer infiltrándose en el terreno.

Este es el mecanismo dinámico con el cual el agua se mueve superficialmente. Es decir, el agua que existe en superficie apta para consumo humano y del ganado podría desaparecer debido a la disminución de los niveles del agua subterránea.

Este fenómeno ya se ha visto en distintos lugares donde se ha explotado el agua subterránea de manera intensiva, no solamente en explotaciones mineras. El ejemplo más gráfico que tengo presente es lo que ha ocurrido con el río Bravo en Texas, Nuevo México, EE.UU., donde el abundante agua subterránea de la zona se ha extraído con perforaciones para ser utilizada en la producción agrícola.

Los registros históricos al inicio de la explotación del agua indican que las napas de agua se encontraban a 20 metros de profundidad. Hoy en día las napas de agua están a 400 metros de profundidad, lo que generó el efecto directo sobre el río Bravo, que prácticamente hoy es un río seco. Se ha convertido en un canal abandonado por el que escurre un hilito de agua.

Para hacernos una idea clara de lo que eso representa basta con mencionar que los pozos de donde se extrae el agua están cercados y cuentan con vigilancia militar estricta.

Traigo este ejemplo porque es una región que tiene un clima muy parecido al que tenemos acá en la Patagonia, semidesértico, con condiciones muy similares. El río Bravo era un río caudaloso, comparable con el río Chubut”.

CLIMA EXTREMO Y DÉFICIT DE AGUA
“A este escenario – agregó – hay que sumar el déficit de agua que vamos a tener por el cambio climático. No está muy bien establecido el horizonte temporal, pero los distintos investigadores determinan que sería entre 30 a 50 años más.

Esto está relacionado con que la producción del agua en la Patagonia en general se da en la Cordillera. En particular los ríos que escurren hacia el Atlántico. Más del 95% del agua de la cuenca o que escurre superficialmente por el río se produce en esos lugares y lo que se prevé a través de los modelos climáticos de largo plazo es que va a haber una reducción cercana al 35%.

Esto más allá de los ciclos de crecidas y sequías naturales que se vienen produciendo. Ese mismo modelo climático dice que en las zonas costeras se produciría un aumento de la precipitación, cercano al 30%, que no alcanzaría para cubrir el consumo según los estudios realizados.

Además, analizando los datos del río Chubut hemos detectado que a partir de la década de los 80 se ha producido la aceleración y el acortamiento de los procesos de sequía y de lluvias. Además ha aumentado la intensidad de los fenómenos climáticos, cada vez más extremos con todas las consecuencias que esto trae, entre otras para el abastecimiento de agua a las poblaciones.

Quiere decir que ya no es una predicción, es parte del presente. Yo siento que la imagen del cambio climático es como una pelota de nieve que baja de una loma, ya tomó un cierto volumen, se nos escapó de la mano y ahora crece sin control. No podemos pararlo porque no hay forma de pararlo. La única manera que nos queda es tratar de salvarnos y que no nos atropelle.

Tenemos que tener la inteligencia para adaptarnos a ese cambio y que los efectos colaterales sean los menores posibles. Si no se tiene en cuenta esto vamos a seguir invirtiendo los recursos para tapar agujeros que encima no solucionan el problema. Si no miramos esto con una perspectiva vamos a tener inconvenientes mucho más serios de lo que vivimos hoy”.

“NO ES POSIBLE DIMENSIONAR UN PROYECTO SIN DATOS”
“Estudiar una cuenca subterránea del tamaño de la del Sacanana requiere una inversión muy importante. Estos estudios que se denominan de base y que son encargados por una empresa para un uso ya definido por particulares son sesgados. No es un estudio en el que el estado investiga qué volumen de agua tiene, qué posibilidades de uso tiene: Por el contrario, el objetivo que persigue el estudio es justificar el uso ya determinado”.

“El artículo 13º del proyecto de zonificación minera presentado en noviembre del año pasado por el poder ejecutivo provincial dice respecto de los recursos hídricos que se utilizarán en la explotación que son las mismas empresas las que los tienen que realizar el estudio de búsqueda, identificación y captación. Esto es un problema.

Conceptualmente si yo soy administrador de algo, por ejemplo el agua, tengo que conocer cuáles son mis recursos. Yo no me dedicaría a administrar algo que no sé qué es lo que tengo.

Hay que reconocer que el estado tiene un hueco gigante respecto de esto históricamente. No existe la información y la medición de los caudales sólidos por ejemplo de un río, de las precipitaciones, de las variables que ocurran, para después ser utilizadas en un proyecto.

Lamentablemente el estado no ha realizado los esfuerzos para recabar los datos que se requieren para llevar los proyectos adelante. Esos datos no los tiene que manejar una empresa privada sino que las tiene que manejar el estado con sus cuerpos de profesionales y de medición y con todo lo demás.

Para dar un ejemplo, hoy en día sobre el río Chubut solo se miden los caudales líquidos. No se miden los caudales sólidos, no se mide la calidad del agua, no se mide absolutamente nada más. Necesitamos esa información de base, para saber qué varía.

Cuando se ve involucrado un determinado recurso necesito tener la nube de datos histórica para que facilite los dimensionados y correlacionar con otros datos. Es decir, el proyecto puede ser tan real o tan equivocado de acuerdo a los datos que yo tengo.

En la ingeniería, que es la parte de la ciencia que se dedica al dimensionado de los proyectos estamos acostumbrado a trabajar con la incertidumbre. Pero una cosa es tener un dato y manejar los niveles de incertidumbre, el rango de funcionamiento del dato, hacer un dimensionado y una estimación de un proyecto y otra cosa muy distinta es no tener el dato.

Si alguien sin datos llega a hacer un proyecto, creo que se podría tranquilamente dedicar a otra cosa y no a la ingeniería, que es una ciencia exacta. Sin datos es un invento”.

“EL ESTADO NO TIENE CAPACIDAD DE CONTROL”
“El proyecto de ley menciona la creación de un Centro de Gestión y Monitoreo Ambiental que invitará a los organismos técnicos a sumarse a la tarea con posterioridad. Es una cadena de decisiones desafortunadas.” adelantó.

Voy a poner un ejemplo cercano para que entendamos. Supongamos que queremos controlar la calidad de agua del río Chubut . Actualmente el sistema consiste en sacar una muestra dos veces al año. Yo digo que eso no es suficiente para obtener continuidad con los datos. Después discutimos qué parámetros vamos a medir. Sumamos esas dos dimensiones y ahí nos damos cuenta que mantener en funcionamiento un sistema requiere un esfuerzo monetario de operación y de mantenimiento de equipos.

En este momento es impensado para los organismos del estado, que en muchos casos no tienen dinero ni para poner gasoil a una camioneta y buscar una muestra.

Es decir que estamos totalmente alejados de lo que sería la capacidad de control del estado respecto de los emprendimientos mineros por el impacto que representan.

El otro día nos desayunábamos con que la Municipalidad de Trelew había abierto los pluviales siguiendo teóricamente un protocolo e inutilizó las plantas de potabilización de Puerto Madryn e incluso de Trelew.

Nos damos cuenta que no hay ningún control, no hay ningún aparato que esté midiendo online qué es lo que se está haciendo con una compuerta, qué es lo que se está haciendo con un vertido, qué calidad del vertido estoy tirando y eso que son todos entes oficiales. Ni hablemos de una empresa privada.

La capacidad del estado está totalmente disminuida respecto de lo que sería un sistema de operación y mantenimiento. Pensar en la cantidad de gente capacitada, de equipos y de insumos que harían falta para establecer un sistema de control de un proyecto de envergadura creo que sería una tarea titánica respecto de cómo nos encontramos hoy.

Como siempre digo tendríamos que empezar por algo, aunque sea entrenándonos en un tramo corto del río, supongamos entre Dolavon y el Puerto de Rawson para darnos cuenta cuál es la escala de esfuerzo económico que hace falta para poner en marcha esto.

Lamentablemente eso no está dimensionado y se habla livianamente de los controles. ¿Con qué presupuesto?, pregunto, ¿con qué capacidades?.

Yo estimo que si se ponen en marcha estos sistemas de control no alcanzarían los profesionales de la provincia”, concluyó.

Es un riesgo alterar la cuenca del Sacanana

Argentina

LAS COMUNIDADES DE LA MESETA PRESENTARON UN RECURSO DE INCONSTITUCIONALIDAD

16/06/2021
Las comunidades de la meseta presentaron un recurso de inconstitucionalidad
El Equipo de Pastoral Aborigen – ENDEPA en representación de las Comunidades Mapuche Tehuelche Mallín de los Cual, Lefimi, Los pino y Chacay Oeste y Laguna Fría presentó un recurso de inconstitucionalidad contra la sentencia que rechazó el juicio de amparo.

Las comunidades habían solicitado el cumplimiento del deber de consulta previa y participación frente a una medida legislativa que les afecta directamente en sus derechos: el Convenio 169 de la OIT en su artículo 6 indica que “los gobiernos deberán consultar a los pueblos interesados, mediante procedimientos apropiados y en particular a través de sus instituciones representativas cada vez que se prevean medidas legislativas o administrativas susceptibles de afectarles directamente”.

El convenio tiene rango constitucional y están por cumplirse 20 años de su ratificación. En abril de este año la Corte Suprema de Justicia de la Nación sentó jurisprudencia fallando a favor de la Comunidad Mapuche Catalán y la Confederación Mapuche del Neuquén, quienes en 2004 habían denunciado al estado provincial por la creación del municipio en tierras de la comunidad sin consulta previa ni participación.

El recurso de inconstitucionalidad presentado en representación de las comunidades de la Meseta Central Norte de Chubut, indica que la sentencia de la Cámara de Apelaciones de Puerto Madryn es violatoria de la Constitución Nacional y la Constitución Provincial. En el comunicado ENDEPA lo denuncia como un acto discriminativo “de los más graves en los tiempos recientes, que otorga cobertura a la decisión legislativa de desconocer abiertamente los derechos del pueblo Mapuche-Tehuelche.

Si el Superior Tribunal de Justicia no garantiza los derechos de los pueblos originarios, el equipo y las comunidades recurrirán a instancias nacionales e internacionales: “las comunidades continuarán combatiendo por todos los medios a su alcance, incluidos los recursos legales” sentenciaron.

“La República Argentina en general, y la Provincia del Chubut muy especialmente, tienen una enorme deuda con el pueblo Mapuche Tehuelche”, explican, así como convocan al resto de la población a no bajar los brazos y mantenerse en estado de participación.
COMUNICADO COMPLETO: https://noalamina.org/wp-content/uploads/2021/06/210616ENDEPA.pdf

Las comunidades de la meseta presentaron un recurso de inconstitucionalidad