OTRA LECCION DE SIPACAPA

SIEMPRE VERDE
Por Magalí Rey Rosa

Dentro de pocos días se celebra el cambio de gobierno. Además del ingeniero Álvaro Colom y su gabinete, tomarán posesión los alcaldes electos.

Delfino Tema será el nuevo alcalde de Sipacapa, San Marcos. La elección del señor Tema es otra lección de participación y organización ciudadana que nos ofrece el pueblo sipacapense. Sipacapa fue traicionada, en primer lugar, por el gobierno de Alfonso Portillo, quien otorgó una licencia para explotación de metales en su territorio, aunque los sipacapenses jamás fueron correctamente informados, consultados ni tomados en cuenta.

Después, el presidente Berger y su equipo ignoraron todas las formas pacíficas de rechazo a la minería metálica que organizó el pueblo sipacapense: la manifestación de febrero del 2004, su petición al presidente para que declarara lesivo el contrato, la consulta organizada en el 2005. Peor aún, los sipacapenses sufrieron una modalidad cruel de chantaje, cuando el Ministerio de Educación —con el pretexto de falta de presupuesto— les obligó a aceptar maestros pagados por Montana, o cuando no llegó ayuda oficial para despejar los derrumbes que incomunicaron a varias comunidades después de Stan, por ejemplo.

La resistencia sipacapense no se quebró ante la tentación que constantemente ponía el alcalde saliente para que se aceptara el 0.25 por ciento de las regalías, que les hubiera correspondido gracias a nuestra “fantástica” Ley de Minería. Tampoco cuando el presidente Berger los tildó de ignorantes y de querer permanecer en la pobreza por no aceptar la minería.

A pesar de que los sipacapenses son muy pobres, para ellos siempre fue claro que la vida y la libertad valen mucho más que el oro. Como consecuencia de lo sucedido, la comunidad sipacapense se organizó políticamente. Se formó un comité cívico encabezado por los líderes de la resistencia a la minería metálica, pues ningún partido político con posibilidades de ganar se pronunció contra la minería metálica.

Lucharon solos, sin apoyo económico, contra el alcalde en funciones, postulado por la Gran Alianza Nacional, quien contaba con todo el apoyo de la Montana, con la que siempre mantuvo excelentes relaciones. La transnacional GoldCorp (o Montana Explotadora en Guatemala) pretende obtener nuevas licencias para destruir otras montañas de Sipacapa y otros municipios de Guatemala. ¡Ni modo! Si el precio del oro rompió todos los récords al alcanzar US$890 la onza.

Pero Sipacapa tiene ahora un alcalde que no se vende, ni por todo el oro del mundo y sí defiende a su pueblo. La historia de Sipacapa le ha dado la vuelta al mundo. Muchas personas, acá y en otros países, estaremos pendientes de Delfino Tema, y siempre agradeceremos la lección de dignidad, cordura y participación ciudadana que nos ofrece el pueblo sipacapense.


Publicado el: 25 enero 2008
Categorias: Guatemala
Conflictos Relacionados: