Minga para sacar a las grandes mineras de nuestras tierras y de nuestros ríos!

mineriacanoas05 de Abril de 2011

¡Saquemos las grandes mineras de nuestras tierras y de nuestros ríos!
El día 25 de Marzo, se reunieron alrededor de mil indígenas del
Resguardo de Canoas, del Municipio de Santander de Quilichao y
representantes del pueblo Sat Tama Kiwe, para acompañar en la Minga de
resistencia frente a las multinacionales que explotan el oro en el
Resguardo.

Lunes, 28 de Marzo de 2011 10:27
Canoas, minga!

*¡Saquemos las grandes mineras de nuestras tierras y de nuestros ríos!*

Canoas, no mineria!El domingo 20 de Marzo de 2011, la Asamblea del
Cabildo de Canoas, Municipio de Santander de Quilichao, considerando que
es función de las autoridades controlar su territorio según los usos y
costumbres, publicó una nueva resolución en cuanto a la explotación
minería, a los cultivos ilícitos y el tráfico de motos en el Resguardo.

Se decidió armonizar el territorio ancestral del Resguardo de Canoas,
realizando, entre otras, “actividades de expulsión de las actividades
mineras que se desarrollan en el Resguardo y sus alrededores, retomando
las tierras colectivas destinadas para estos fines a través de Mingas de
recorrido y de asambleas Veredales para concientizar a las comunidades
acerca de la siembra de cultivos para el uso ilícito y la necesidad de
erradicarlos”. Así se declararon los días 24 y 25 Mingas de recorrido de
control del territorio.

El día 25 de Marzo, se reunieron alrededor de mil indígenas del
Resguardo de Canoas, del Municipio de Santander de Quilichao y
representantes del pueblo Sat Tama Kiwe, para acompañar en la Minga de
resistencia frente a las multinacionales que explotan el oro en el
Resguardo. Los guardias indígenas ya habían registrado varios sitios de
explotación minera. Las empresas insisten en decir que trabajan en
completa legalidad por autorizaciones del estado, frente a esto, las
autoridades indígenas exigen el respeto de su autonomía administrativa y
territorial, de las decisiones de la comunidad y sobre todo el respeto
de la Madre Tierra.

La comunidad denuncia el saqueo de los recursos naturales de su
territorio y de Colombia por el capitalismo y sus agentes, las firmas
multinacionales, ávidas de ganancias. Estas destruyen las tierras,
convirtiendo los bosques y cultivos en campos de batalla, como lo
hicieron en los distintos sitios recorridos por la minga en Canoas. Las
maquinarias se comen las orillas de los ríos y vomitan el barro en el
agua de las comunidades, como se vio en el caso del río Mondomo, que
limita los Resguardos de Canoas y de Caldono, entre otros. El daño se
vuelve gigantesco cuando se considera la cantidad de mercurio que se
hecha durante el proceso de extracción del oro, generando una
contaminación irreversible, enfermedades graves y la imposibilidad de
seguir cultivando las tierras contaminadas.

Además, aplicando su plan de muerte, las multinacionales generan
conflictos y divisiones en las comunidades, haciendo negocios con los
grupos armados y el gobierno, trayendo al ejército para asegurar sus
actividades. Pero acá no termina. Las empresas de extracción, después de
sacar sus kilos de oro, ‘permiten’ que la gente de las comunidades
cercanas venga a recoger las migajas, comprando así sus consciencias y
dividiendo aun más los pobladores.

Mientras las multinacionales dicen hacer un trabajo sano, tapar los
huecos y reforestar, mientras el gobierno dice llevar políticas de
protección del medio ambiente, el desastre sigue y las leyes de los
poderosos se aplican. Por eso, los indígenas decidieron sacar las
máquinas de los sitios de explotación. Ya unas se habían ido, pero se
hizo un recorrido hasta el área más alejada donde quedaban las últimas
máquinas. La comunidad desalojó a los mineros junto con sus retro
excavadoras, exigiendo que la empresa respete a las autoridades
tradicionales. A pesar que los mineros pusieron resistencia, el
responsable de la mina tuvo que ceder por la presión de la Minga.

Para el gobernador de Canoas, Carlos Andrés Campo, el balance de la
jornada fue un éxito, gracias a la determinación de las comunidades y el
trabajo de los Guardias Indígenas. Él sigue haciendo la convocatoria a
todas las comunidades para que mañana, no sólo Canoas, sino todo el
pueblo del Norte del Cauca estén unidos y fortalecidos para poder
decidir sobre el uso del territorio y el cuidado de la Madre Tierra. La
unidad es también necesaria a la hora de enfrentar las amenazas de los
que tienen intereses en las minerías y no dejan a los indígenas
denunciar públicamente sus sucios negocios. Las autoridades preparan una
respuesta jurídica a esta violación del territorio y vigilan para que no
regresen las maquinas de la muerte.

A las comunidades indígenas, el Gobernador les dice, “no tengan temor
porque las autoridades las acompañan y no están solas.” Hoy está en
juego el futuro de nuestros hijos, y nos toca proteger las herencias que
valen la pena, es decir, la Madre Tierra.

Las actividades siguieron el día 25 de Marzo donde se recorrieron otras
veredas del Resguardo de Canoas para hacer la erradicación de cultivos
de uso ilícito que también están generando desequilibrio social por el
consumo y el negocio de estos productos.

/¡La Tierra no se vende, se cuida y se defiende!/

**Tejido de Comunicación de la ACIN.**

Contra la desaparición llevo a Sandra en el corazón.

Qué nadie más desaparezca!!!


Publicado el: 7 abril 2011
Categorias: Colombia