Minera Alumbrera exporta una fortuna

size2_94138_aa_minrMinera Alumbrera exporta una fortuna: más que el presupuesto de Alperovich y que las tres grandes cosechas tucumanas juntas.
Minera Alumbrera tiene niveles impresionantes de ventas al exterior.
Foto: iprofesional.com

Martes 29 de Marzo de 2011.-  La minera se destacó en 2010 entre las poderosas cerealeras y vendió por 2.904 millones de dólares. Significa mucho más que los 2.500 millones de dólares de los gastos del Estado tucumano y los 2.400 millones de dólares que moverán este año las tres grandes cosechas de Tucumán (caña de azúcar, limones y soja).

Al analizar el ranking de las 20 empresas más importantes del país por sus ventas al mundo, queda claro que la “sojadependencia” llegó para quedarse en la Argentina.

El “yuyito”, que explica el grueso de los ingresos por retenciones, tracciona las economías regionales y, además, le da impulso a la construcción -gracias a los dólares de la cosecha-, hoy es la gran marca registrada del país.

No es para menos, teniendo en cuenta que, entre esas 20 grandes firmas, la mitad de ellas depende del éxito de la soja.

Y, dentro de este grupo, Cargill se alzó, una vez más, como la verdadera “dueña” de las exportaciones argentinas, con envíos a lo largo de 2010 por más de u$s 3.700 millones, muy por encima de Bunge, que se ubicó en el segundo escalón, con una diferencia de más de u$s 500 millones.

En efecto, de acuerdo al ranking de los verdaderos gigantes de la Argentina, Cargill, emplazada en el puerto santafecino de San Martín, explicó el 5,5% de las ventas totales realizadas por el país a lo largo del año pasado, tal como puede observarse en el siguiente gráfico:

Sin embargo, el dato a destacar es que este puñado de 20 compañías, entre las que también se encuentran mineras, petroleras, automotrices y siderúrgicas, fueron responsables de exportaciones por más de u$s 33.000 millones, equivalente a casi el 50% del total vendido por la Argentina en el exterior a lo largo de 2010.

Para tener una noción del tamaño de estos gigantes cabe destacar que, como contrapartida, en el país existen unas 14.000 pequeñas empresas que anualmente exportan apenas el 10% del total.

La supremacía de Cargill y Bunge -a quien se le suman firmas de la talla de Louis Dreyfus, Aceitera General Deheza, Molinos Río de la Plata y Vicentin-, está respaldada por el hecho de que el último año, los envíos de soja al exterior alcanzaron los u$s 18.500 millones.

Es decir que 30 de cada 100 dólares que ingresaron por ventas al mundo estuvieron sustentadas en la oleaginosa.

Y las perspectivas para el sector agrícola en la Argentina, de cara al 2011, son sumamente positivas, dado que el boom del “yuyito” no se detendrá: según las últimas estimaciones del Ministerio de Agricultura, por primera vez en la historia, el país se encamina a superar las 100 millones de toneladas de granos cosechados. Y más de la mitad de ese volumen sería aportado, justamente, por la soja.

En este contexto, desde la consultora Agritrend estimaron que ingresarán al país más de u$s 33.000 millones por exportaciones, casi un 20% más que el ciclo anterior.

Y, si bien las proyecciones para el sector son sumamente positivas y los “gigantes” ya palpitan la fiesta de los “sojadólares”, hay preocupantes nubarrones en el horizonte para los principales jugadores.

Sucede que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) acaba de suspender del Registro de Operadores de Granos a las firmas agroexportadoras Louis Dreyfus, Bunge y Oleaginosa Moreno, tras detectar que las mismas habrían realizado triangulaciones “nocivas” a través de la utilización de paraísos fiscales, además de registrarse diversas maniobras financieras con el exterior.

En el caso puntual de Bunge, el organismo dirigido por Ricardo Echegaray la penalizó por la utilización de facturas apócrifas.

La AFIP ya había sancionado recientemente a ADM, Cargill y Alfred Toepfer, justamente, gran parte de las compañías que en 2010 se alzaron como las grandes “dueñas” de las exportaciones argentinas.

Lo que preocupa en el sector es que, en caso de quedar excluidas del Registro de Operadores de Granos, muchas de estas compañías podrían, por un lado, sufrir un aumento en la retención de Ganancias (del 2% al 15%) y, por otro, verían limitada la cantidad de autorizaciones para exportar cereales y oleaginosas.

Con lo cual, de prosperar algún tipo de medida por parte del Gobierno, algunas de estas empresas corren el riesgo de caer algunos puestos en el ranking general correspondiente a este año.

César Gagliardo, presidente de la corredora de granos Artegran, destacó que “si bien estas investigaciones pueden jugarles una mala pasada a algunas compañías, lo cierto es que creemos que es muy difícil que alguna de ellas tenga serios problemas para operar”.

“No imaginamos a Cargill o Bunge fuera del juego, por el peso que tienen en la industria y porque al propio Gobierno no le convendría que dejen de comerciar, ya que se vería entorpecido el ingreso de dólares, algo que sería preocupante de cara a las elecciones”, destacó el experto.

La minería dice presente
Otra de las empresas que está al tope del listado es Minera Alumbrera, el mayor exponente del sector minero del país, con exportaciones que ya superan a las de compañías petroleras.

Vendió al exterior por 2.904 millones de dólares en 2010. Es una cantidad enorme e impresionante.

Mucho más que los 2.500 millones de dólares (10.000 millones de pesos) que conforman el presupuesto provincial que maneja este año el gobernador José Alperovich.

O que las tres grandes cosechas de Tucumán (caña de azúcar, limones y soja), que moverán este año en conjunto unos 2.400 millones de dólares. Son 500 millones de dólares menos que esa poderosa empresa minera, perteneciente a a la compañía Xstrata (basada en Suiza), que tiene el 50% del paquete accionario. A su vez, las empresas canadienses Goldcorp y Northern Orion Resources cuentan con el 37,5% yel 12,5%.

Un dato a destacar es que esta fuerte expansión de la compañía está sustentada en el boom que vive la actividad, que en 2010 incrementó sus ventas al mundo en un 43%.

Desde IES Consultores destacaron que, así como hace 15 años el sector representaba menos de 0,3 por ciento del PBI del país, en 2010 se estima que pasó a equivaler el 4,5 por ciento.

En este contexto -gracias a las perspectivas que se abren para las cotizaciones de metales y minerales, así como por la gran cantidad de minas y canteras que comenzaron y comenzarán a funcionar-, desde la consultora prevén que esta actividad, en pocos años, pase a representar el 6 por ciento del PBI.

“Teniendo en cuenta que los precios internacionales tenderán a mantenerse elevados en el mediano plazo y que la producción se incrementará en los próximos años al entrar en producción nuevos proyectos, el sector minero se transformará en uno de los principales complejos exportadores del país”, pronosticaron desde IES.

Automotrices, de festejo
Analizando el ranking de las 20 principales compañías exportadoras de la Argentina se observa que hay tres automotrices. Entre ellas, Toyota volvió a ocupar el primer puesto, como viene sucediendo desde hace varios años, tal como se puede ver en la siguiente infografía:

La compañía, que exporta su exitoso modelo Hilux -y que le permitió ubicarse en la posición número 11 en el relevamiento general- realizó ventas al mundo por casi u$s 1.300 millones, lo que implicó un incremento del 15% con respecto a los niveles de 2007, antes de que el mundo sufriera el comienzo de la última gran crisis.

En el caso de Volkswagen, de la mano de exportaciones por u$s 1.157 millones, ocupó el puesto número 13, por encima de firmas cerealeras de la talla de Alfred Toepfer, ADM y Noble.

Marcos Ferrario, economista y experto en el mercado automotriz de Abeceb, destacó que la compañía de origen alemán fue una de las grandes beneficiadas con la renovación de modelos.

“En la Argentina, en los últimos años, muchas empresas sumaron nuevos vehículos orientados básicamente a la exportación, a partir de plataformas exclusivas. Y Volkswagen es un buen ejemplo de ello, ya que está produciendo en el país un vehículo global, que sólo se fabrica acá, como es el caso de la Amarok. De hecho, el 50% de sus exportaciones hoy están sustentadas en este exitoso modelo”, explicó.

Sin embargo, las empresas del sector que más lograron expandir sus exportaciones desde antes de la crisis hasta el año 2010 fueron Fiat y Renault.

En lo que respecta a la casa italiana, presidida por Cristiano Rattazzi, sus ventas al mundo se dispararon un 245%, al incrementarse casi u$s550 millones en apenas tres años.

Según Ferrario, esto responde a que “antes, Fiat estaba mayormente enfocada en la producción y exportación de motores. Pero, a partir de 2008, comenzó a producir dos modelos: el Palio y el Siena, que están pensados para el mercado brasileño. Estas incorporaciones son las que explican el enorme salto que dio la compañía”.

Algo similar sucedió con Renault que, desde la incorporación del Symbol a las líneas de producción, experimentó un fuerte incremento en sus niveles de ventas al mundo, del orden del 122%.

Como contrapartida, en medio de este boom que viven las terminales instaladas en la Argentina, hubo empresas que no lograron sacarle el mismo jugo.

Entre ellas figuran Mercedes-Benz -que fabrica la Sprinter, así como los chasis para buses de piso bajo- cuyas exportaciones cayeron un 37% en relación a 2007.

En la misma línea, IVECO -que produce en Córdoba vehículos pesados- sus exportaciones están un 25% por debajo de las de 2007, mientras que las de Scania se contrajeron un 10%.

Según el experto de Abeceb, “estas empresas actualmente están trabajando con un buen ritmo, pero estas menores ventas externas se deben a que muchos mercados del exterior todavía no recuperaron todo su potencial. Sucede que, cuando llegó el crac mundial, lo primero que se frenaron fueron las inversiones y la logística sintió ese impacto, lo que terminó arrastrando a los utilitarios y camiones. En cambio, los vehículos livianos no cayeron e, incluso, en muchos segmentos crecieron, por la demanda de Brasil y sus fuertes planes para sostener el consumo”.

A pesar de estos contratiempos, para Ferrario “las perspectivas para las empresas del sector en general son muy buenas y no hay señales de que algo vaya a cambiar sustancialmente en el mediano plazo”.

De acuerdo a las proyecciones de Abeceb, las exportaciones de vehículos totalizarán 550.000 unidades en 2011, un 23% más que el año pasado, lo que implicará una nueva marca histórica. /iprofesional.com


Publicado el: 13 abril 2011
Categorias: Argentina