Iglesia también pide frenar proyecto San Jorge

22/10/2010. Que prevalece la incertidumbre respecto a la posible contaminación del ambiente, del acuífero, del patrimonio histórico cultural, del aire, de la fauna y de la flora de la zona. Que no está garantizada la convivencia en paz y la plena libertad de expresión de los ciudadanos en la comunidad de Uspallata.

Que, en base a la “experiencia”, se permite dudar de los futuros controles que realizará el Estado a la actividad minera. Estos fueron los argumentos que expuso la Iglesia para sugerir al Gobierno que frene el proyecto de la minera San Jorge.

Según la institución eclesial, “los datos científicos disponibles son contradictorios e insuficientes”. En virtud de esta incertidumbre científica, le aconseja al Estado que aplique el “principio precautorio” y abra otra “fase de diálogo”. Es decir, que posponga “la puesta en marcha de actividades que puedan afectar el ambiente, la salud de los ciudadanos o comprometer seriamente el uso de recursos naturales para las generaciones futuras”.

No es habitual que la Arquidiócesis local se pronuncie respecto de estas situaciones. Y lo hizo a días del comienzo de una audiencia pública (el próximo martes en dependencias de Vialidad Nacional) que mantiene bastante “enrarecido” el clima en esta ciudad de alta montaña, que -según cuentan muchos de sus pobladores- perdió la paz hace tiempo.

El comunicado, elaborado por la Pastoral Social de la Iglesia, fue entregado ayer en manos del secretario de Medio Ambiente, Guillermo Carmona, por el propio arzobispo José María Arancibia y su obispo auxiliar, Sergio Buenanueva. Además de destacar la incertidumbre científica que aún rige en torno al proyecto, el texto muestra una profunda preocupación por la tensión que sufren los habitantes del lugar.

“Observamos el progresivo deterioro de la convivencia ciudadana en Uspallata y la alteración de la paz social. Existen, además, fundados temores por eventuales hechos de violencia en torno a la audiencia pública, que la autoridad sabrá prevenir”, reza el mensaje eclesial.

Lo cierto es que hay antecedentes de peleas surgidas por el tema. Cuando el año pasado, los asambleístas convocaron al cineasta Pino Solanas a un evento, se registró una serie de desmanes en la localidad. Había bombas de estruendo, asistieron representantes de entidades defensoras de la explotación minera, algunos que viajaron especialmente desde San Juan, y hasta hay quienes aseguran el accionar de barrabravas que estuvieron en el lugar.

Meses atrás hubo otro triste incidente generado por la discusión sobre el inicio de la explotación Potasio Río Colorado, en Malargüe. En junio, se enfrentaron en la puerta de la Legislatura miembros de la Uocra con integrantes de la Asamblea Popular por el Agua y el saldo fueron tres heridos.

Tal como lo expresa la Iglesia, los vecinos temen lo que pueda pasar. “Hay mucho movimiento, como cuando en tiempo previo a las elecciones. Buscan a la gente en la casa y ofrecen plata para firmar a favor, pagan asados, los llevan a congresos. Ojalá podamos dar nuestra opinión libre y tranquilamente”, expuso un vecino, que este medio prefirió no identificar.

Respecto al comunicado, el titular de Medio Ambiente dijo que “todos los aportes son bienvenidos y sobre todo tratándose de una institución de prestigio como la Iglesia”. Carmona hizo hincapié en que Mendoza es la única provincia que cuenta con audiencias públicas en este tema y que la misma sólo es un paso más de la evaluación, de la cual restan aún muchas instancias. Además, aseguró que se utilizará la fuerza pública si es necesario para asegurar que todos los inscriptos puedan expresarse.

“Las respuestas a los planteos de la Iglesia las tendrá que dar la empresa”, acotó el funcionario, quien sólo se limitó a asegurar que los controles se están reforzando paulatinamente a través de la Policía Ambiental y otras políticas.

“Mucha gente del ambiente científico y jurídico ha presentado serios argumentos en contra, pero el proceso sigue sin más. La audiencia es un paso formal más, pero no es vinculante”, expresó Pablo López, el cura que acompaña a los asambleístas en Uspallata.

“Lamentablemente, la comunidad está muy dividida por este tema, incluso esto ha quebrado a muchas familias”, comentó. Las autoridades de la firma no respondieron a la consulta de este medio.


Publicado el: 24 octubre 2010
Categorias: Argentina
Conflictos Relacionados: