frakin
Argentina

Crece solidaridad internacional contra el fracking en Argentina

frakinLuego de la aprobación del acuerdo para explotar hidrocarburos en el área denominada Vaca Muerta -en medio de una fuerte oleada de protesta y represión- crece la solidaridad internacional contra el fracking, una técnica de explotación altamente riesgosa y contaminante que se pretende aplicar en Argentina.

La Campaña internacional Repsol Mata condenó la brutal represión policial contra la protesta, la criminalización del movimiento y el incendio intencionado de una ruka (casa) en la comunidad mapauche de Campo Maripe.
“Desde la otra orilla del Océano, los movimientos sociales también luchamos por detener el fracking en nuestros territorios. Con tenacidad, miles de municipios nos oponemos a esta contaminante técnica y defendemos nuestros recursos (agua, suelo y aire) de la contaminación y del corto-placismo clientelar de los políticos” indica un comunicado de la campaña.

El acuerdo de la legislatura provincial se adoptó a pesar de una multitudinaria manifestación de alrededor de cinco mil personas convocada por la Multisectorial de Neuquén Contra la Hidrofractura y que agrupó a comunidades mapuce, organizaciones sociales, políticas, culturas, sindicales, de derechos humanos y estudiantiles.
Luego de la represión a mansalva y los numerosos heridos, uno de ellos con bala de plomo, se efectuó una nueva movilización que convocó al doble de manifestantes para expresar su rechazo a la represión.
A continuación el comunicado de la campaña Repsol Mata:
Solidaridad internacional contra el fracking
Comunicado de Repsolmata ante la violencia generada en Neuquén para imponer el Fracking
Barcelona, 30/08/2013.- Somos conscientes que la embestida global de las compañías petroleras por los recursos no convencionales, entre ellos el gas de esquisto o pizarra, responde a una mezcla de miopía estratégica (aumentar la dependencia a los combustibles postergando una necesaria transición hacia otras fuentes de energía), patología financiera (que prioriza el dinero a recursos vitales como el agua) y recorte de libertades y derechos humanos (que garantiza la impunidad corporativa frente a la sociedad).
Conocemos ya los efectos de décadas de explotación “convencional” de petróleo y gas en regiones como la Patagonia argentina, donde la explotación de empresas como YPF, Repsol o Petrobras han contaminado los acuíferos y han suministrado a la población una nociva carga de metales pesados y benzeno que absorberán durante las futuras generaciones. Una recomendación: Cualquier político que defienda la ampliación de actividades hidrocarburíferas en Neuquén, debería beber durante unos días agua de la red doméstica de Añelo, por citar un ejemplo, antes de posicionarse.
Con preocupación, recibimos ahora la noticia de la entrega del yacimiento no-convencional de Vaca Muerta, ubicado a los pies de comunidades mapuches, a la compañia Chevron-Texaco, sentenciada en Ecuador a compensar con 19.000 millones de dólares a miles de familias intoxicadas por su deliberada genereción de pasivos ambientales durante décadas. Una recomendación: como empresa debería reparar sus daños generados en cualquier punto del planeta antes de pretender generar más.
Desde la otra orilla del Océano, los movimientos sociales también luchamos por detener el fracking en nuestros territorios. Con tenacidad, miles de municipios nos oponemos a esta contaminante técnica y defendemos nuestros recursos (agua, suelo y aire) de la contaminación y del corto-placismo clientelar de los políticos.
Con preocupación nos llegan las alarmantes noticias del giro violento y represivo que han decidido aplicar, gobierno neuquino y empresas YPF y Chevron, para acallar la legítima defensa de los pueblos a defender sus tierras. Condenamos públicamente la brutal represión policial contra la protesta, la criminalización del movimiento y el incendio intencionado de una ruka (casa) en la comunidad mapauche de Campo Maripe.
Los tiempos vienen duros. Pero afortunadamente la empatía desconoce esas líneas trazadas en un mapa que pretenden separararnos. Si nos gasifican a uno, nos gasifican a todos. Todos somos afectados por el fracking. Por ende, el pueblo mapuche y todas las comunidades afectadas por el fracking en Vaca Muerta y Neuquén, merecen todo nuestro apoyo y solidaridad.
Campaña de [email protected] por Repsol- Repsolmata