Chile: 34 mineros siguen atrapados bajo tierra desde ayer

Viernes, 06 de agosto de 2010
El accidente fue ayer a mediodía en una mina de cobre en Copiapó. Están a 300 metros de profundidad. Este mediodía tuvieron que frenar la búsqueda. Entre los atrapados está Franklin Lobos, un ex fútbolista de primera división.

Las dificultades para alcanzar a los 33 trabajadores atrapados en una mina a más de 300 metros de profundidad obligaron a los rescatistas a paralizar el viernes las labores, a la espera de equipos especializados que les permitan tomar contacto con ellos y tratar de sacarlos a la superficie.

Socorristas en el lugar, cerca de Copiapó, 800 kilómetros al norte de Santiago, dijeron a la prensa que el derrumbe que encerró a los mineros el jueves empieza a unos tres kilómetros adentro de la boca del yacimiento, y que los trabajadores estarían a unos siete kilómetros de la entrada, y a unos 350 metros de la superficie.

La gobernadora regional, Ximena Matas, explicó en la madrugada que la mina San José cuenta con un refugio con elementos básicos como oxígeno, alimentos y ropa de abrigo por debajo de los 300 metros, y que se espera que los trabajadores estén en ese lugar.

Sin embargó, no hay certeza, porque el primer intento de contactarlos a través de las chimeneas o tomas de aire del yacimiento fracasó, ya que los rescatistas sólo lograron descender 64 metros.

Las faenas de rescate están paralizadas desde las 05.30 de la madrugada a la espera de la llegada de maquinaria pesada y equipos especializados, mientras expertos elaboran un plan que considera, primero, fortalecer la entrada de la mina, explicó el capitán de la policía Ariel Valenzuela.

Un periodista de radio Cooperativa dijo desde el norte que algunos rescatistas explicaron que los trabajos de socorro tienen la dificultad adicional de una ruptura en el terreno, que eleva aun más el nivel de riesgo de sus faenas.

En las próximas horas se espera que se sume a los actuales 130 rescatistas, personal del ejército, que montará un hospital de emergencia.

Inicialmente se habló de que el turno que quedó sepultado estaba compuesto por 35 mineros, pero luego se redujo a 33, entre los que está Franklin Lobos, un jugador del fútbol profesional de la década de los ochenta.

El derrumbe se registró cerca de las 14.00 horas del jueves, pero la empresa se enteró varias horas después, y los socorristas sólo fueron llamados por la noche, denunciaron familiares de los mineros, que empezaron a llegar al lugar. Para ellos se levantará un campamento y se les brindará apoyo sicológico, informó Valenzuela.

Los parientes que ya llegaron a la mina pidieron a las autoridades la presencia de un sacerdote y de un pastor evangélico.

El yacimiento San José pertenece a la minera privada San Esteban, de mediano tamaño, que en enero del 2007 fue cerrada luego que una explosión de roca mató a un trabajador. Posteriormente, fue autorizada para reabrir.

 

 


Publicado el: 11 agosto 2010
Categorias: Chile
Conflictos Relacionados: