Haiti

La explotación minera metálica sería desastrosa para Haití

Salvadoreños protestaron contra la actividad minera fuera de la Asamblea legislativa en El Salvador en el año 2017. El Congreso de El Salvador aprobó recientemente una ley que prohíbe la minería de metales, con el argumento de que es una industria que genera impactos negativos en el medio ambiente y la salud de la población.

Luego de que el terremoto de 2010 dejara más de 200.000 víctimas fatales y, habiendo desplazado a más de 1 millón de personas del país, el gobierno de Haití identificó a la minería de oro y otros metales como un elemento necesario para fortalecer su economía.

Para ello, el gobierno Haitiano y el Banco Mundial trabajaron a fin de revisar la ley de minería y atraer así, inversión extranjera. Su proyecto de ley, que fue presentado al Parlamento en julio pasado y está en espera de evaluación, no incluye contribuciones de organizaciones ambientales y de derechos humanos locales.

El proyecto de ley minero fue rodeado por la falta de transparencia, lo que plantea preocupaciones significativas acerca de cuáles son los intereses que se encontrarían representados en el nuevo marco legal.

Empresas canadienses y estadounidenses ya han obtenido permisos para la exploración de oro, cobre y otros metales en las colinas del norte de Haití. Aunque se desconoce la magnitud completa de los recursos minerales de Haití, algunos estiman que hay $20 billones en valor de metales preciosos en el suelo. Si se aprueba, la ley allanaría el camino para la primera mina de metal comercial del país.

Las experiencias de los países pobres pero ricos en recursos de todo el mundo proporcionan un claro ejemplo de que traducir los recursos naturales en riqueza pública es un negocio muy arriesgado, que a menudo fracasa.

Incluso en los países desarrollados, la minería a escala industrial ha contaminado el agua, aumentado las amenazas a la seguridad, forzado a miles de personas a abandonar sus hogares y dañado los ecosistemas por generaciones. En países pobres como Haití, el impacto es aún peor. Dadas las vulnerabilidades únicas que enfrenta el referido país, la minería podría debilitar seriamente al medio ambiente y a la economía del país, golpe del que Haití nunca se recuperaría.

Haití es posiblemente el país más dañado ambientalmente en el hemisferio occidental. Este daño es consecuencia de la mala administración ambiental, inversión extranjera contraproducente e instituciones públicas menoscabadas. El Gobierno ha demostrado que es incapaz de preparar o reparar la destrucción causada por huracanes, sequías y terremotos. De hecho, ha sido incapaz de proporcionar servicios básicos a sus ciudadanos incluso en ausencia de desastres naturales: más de la mitad de los residentes rurales no tienen acceso al agua potable.

En este país densamente poblado donde la vivienda y la tierra para la agricultura son recursos escasos, la mayoría de los haitianos viven en ciudades muy pobladas o en áreas rurales lejos de escuelas, hospitales y otros servicios. La apertura de una mina desplazaría a cientos, si no miles de familias de sus hogares en las áreas donde las minas esperan ser construidas.

El gobierno carece de los recursos y la voluntad de defender los intereses de los ciudadanos. Funcionarios de la Oficina de Minas y Energía me comentaron que visitan las comunidades donde las compañías han explorado en busca de oro sólo cuando se les proporciona un paseo en un vehículo de la compañía. Sin ningún tipo de regulación, las empresas internacionales han demostrado que tienen pocos incentivos para pensar más allá de sus ganancias.

Este país durante mucho tiempo ha estado plagado de corrupción. El año pasado, un informe del Senado haitiano acusó a ex funcionarios de malversación por más de $ 2 billones de PetroCaribe, un fondo de petróleo venezolano. Transparencia Internacional clasifica a Haití como el segundo país más corrupto en las Américas.

La brecha entre los ricos y los pobres en dicho país es extrema y la mayoría pobre lucha para lograr responsabilizar al gobierno. Cabe destacar que más del 90 por ciento de las escuelas son privadas. El Salvador puede proporcionar un camino a seguir. Hace un año, la legislatura votó abrumadoramente prohibir la minería metálica. Los residentes de las zonas ricas en metales argumentaron que su país se encontraba demasiado poblado y ya demasiado degradado ambientalmente para absorber el daño que resultaría de la explotación minera. El Salvador es el primer país del mundo en imponer una prohibición a la minería de metales.

El ejemplo de El Salvador debería alentar a otras naciones para mantener debates inclusivos acerca de los costos y beneficios de la minería de metales antes de permitir que sus recursos no renovables sean desenterrados en detrimento de muchos para beneficio de unos pocos. En Haití, una coalición de organizaciones sociales, el Kolektif Jistis Min (Colectivo de Justicia en Minería), se encuentra reclamando precisamente eso: un debate nacional sobre las consecuencias de la explotación minera antes de que cualquier mina sea construida. El colectivo, con el cual he colaborado por más de cinco años, ha tomado una posición visible contra la minería metálica. Asimismo, reclamó a la legislatura que rechace el proyecto de ley de minería que parece estar a punto de aprobarse.

La minería de metales en Haití traerá ganancias a un sector reducido de la sociedad y más miseria para las masas. Lxs legisladores haitianos deben prestar atención al ejemplo de El Salvador y escuchar las voces de su propia gente que está advirtiendo contra la minería y exigiendo un desarrollo menos destructivo y más inclusivo.

Fuente: esta es una traducción del artículo de opinión que publicó en el New York Times.

 

Fuente:https://movimientom4.org/2019/08/la-explotacion-minera-metalica-seria-desastrosa-para-haiti/?fbclid=IwAR12fWtCABti_IrjnMuw9rNvC_8uUlEQT7kBlR9xW1J9WtIsfq70gObs0DI

 

 

Haiti

Carta abierta de organizaciones haitianas contra la minería de oro en el norte del país

Nosotros, los abajo firmantes —organizaciones de agricultores, trabajadores y ciudadanos del Departamento del Norte, especialmente de Morne Pele—alzamos nuestras voces para denunciar la minería de oro y otros metales en el Norte, particularmente en Morne Pele, Quartier Morin.

Como se declara en el Artículo 247 de nuestra Constitución, trabajar la tierra es la principal fuente de riqueza en Haití, y la agricultura garantiza el bienestar de la gente y el progreso socioeconómico de nuestra nación.

Aquellos de nosotros que vivimos cerca de Morne Pele (también llamado Morne Bossa) vivimos de nuestra tierra: cultivamos, criamos animales, producimos klerèn, un alcohol de alta graduación similar al ron que elaboramos a partir de la caña de azúcar y exportamos a todo el país. Sin embargo, en 2012 el gobierno otorgó un permiso de explotación para extraer oro en Morne Bossa a VCS Mining, una empresa  estadounidense. El gobierno hizo esto sin informar a las personas que viven en las comunidades cercanas. El Artículo 40 de la Constitución Haitiana de 1987 exige que el gobierno comparta información que
afecte la vida nacional.

En julio de 2017, nos enteramos de que una empresa australiana, 3D Resources, había llegado al área y había llevado a cabo una serie de actividades preparatorias. A través de investigación (cavando nuestros dedos en el quimbombó), descubrimos que 3D había comprado el 70% de los derechos del permiso VCS para explotar Morne Bossa. Esto nos muestra cómo se mueve el dinero en el mercado internacional, sobre las cabezas de las comunidades locales, a pesar de que la gente local todavía no tiene acceso a información.

Cuando consideramos que la minería es una actividad que requiere mucha tierra, notamos el riesgo de que las empresas tomen tierra de nuestras granjas, nuestras casas, nuestras escuelas e iglesias. Esto significa que las empresas quieren tomar nuestras tierras para enriquecerse más y dejar a nuestras comunidades en la pobreza;

Cuando consideramos las experiencias de otros países, vemos que la explotación minera es un desastre potencial— amenaza nuestra salud, nuestra agua, nuestra tierra, y el resto de nuestro medio ambiente;

Cuando consideramos el sistema de salud pública de Haití, que ni siquiera puede responder adecuadamente al cólera, introducido por la ocupación militar de las tropas de MINUSTAH de las Naciones Unidas, aunque sabemos que la minería a menudo también va acompañada de militarización;

En nuestra realidad, la mayoría de las personas en las áreas rurales usan hojas y medicina natural para curar enfermedades;

Cuando consideramos la importancia de esta montaña, Morne Pele, donde las empresas planean construir una mina, especialmente como una protección a nuestras comunidades contra huracanes, vientos peligrosos y otras amenazas;

Vemos que la minería viola el Artículo 253 de la Constitución de 1987. El Artículo 253 dice que el medio ambiente es el marco natural para la vida de las personas. Además, prohíbe cualquier actividad que perturbe el equilibrio ecológico;

Cuando consideramos que las empresas llegan a hacer negocios y que, aunque pueden hacer muchas promesas, generalmente no las cumplen, también consideramos que las empresas rara vez brindan información sobre los riesgos y consecuencias que plantea la minería, especialmente para los trabajadores, agricultores, miembros de sindicatos, y el resto de la población. Vemos que las empresas no han proporcionado información en las áreas donde han trabajado hasta ahora;

Cuando consideramos que muchos lugares donde vemos la actividad minera se vuelven más pobres; las experiencias de SEDREN, una empresa en Gonaives y REYNOLDS en Miragoane muestran el daño potencial que la actividad minera puede causar, y las consecuencias a largo plazo que aún persisten;

Cuando consideramos que nuestro medio ambiente ya es el más vulnerable en toda América Latina, y sufrimos terremotos, huracanes e inundaciones cada año;

Levantamos nuestras voces y decimos, juntos: “No aceptamos la actividad minera en Morne Pele”.

Elevamos nuestras voces y pedimos reformas agrícolas, carreteras para transportar nuestros productos, escuelas, reforestación, y agua potable.

La Minería es Veneno para el Medio Ambiente
La Minería es Veneno para la Agricultura, la Tierra y la Alimentación
La Minería es Veneno para el Agua
Sí a la Vida, NO a la Minería

Para que podamos ganar esta lucha, buscamos la solidaridad nacional e internacional, con personas que creen que la vida es más significativa que ganar dinero.

Organizaciones signatarias y ciudadanos
Rasanbleman agrikiltè Morinwa (RAMO) Thélus SONY
Mouvman Peyizan Kayimit (MPK) Toussaint Charnel
Federasyon Mouvman Demokratik Katye Moren (FEMODEK) Dassas Gaston
Legliz Katolik; Jacques Mari Charles
Legliz Batis; Lemercier Xavier
Legliz Advantis; Fracois Wilssaint
Asosyasyon Kilti Lakay; Thélus Sonise
Sant Santé Kadouch;
Lekól Nasyonal Kadouch; Valmir Saphira
Entèsendikal Premye Me Batay Ouvirye (ESPM-BO); Phanès Elusma
Konsèy Administrasyon Seksyon Kominal (KAZEK); Rose Mari Xavier
Asanble Seksyon Kominal (ASEK); Jacquelin Valcourt
Asosiyasyon Voudou; Davilma Baudin

Fuente:http://movimientom4.org/2018/05/carta-abierta-de-organizaciones-haitianas-contra-la-mineria-de-oro-en-el-norte-del-pais/

Haiti

Colectivo de Organizaciones Haitianas exige detener proyecto de ley minera que favorece a las empresas

Con motivo del Día Mundial del Agua, celebrado el 22 de marzo pasado, el Colectivo de Organizaciones Haitianas compartió un comunicado de prensa sobre los peligros de aprobarse un proyecto de ley minera que favorece a las empresas del sector, poniendo en peligro la vida de la propia población de Haití. A continuación lo reproducimos en español.

En ocasión del Día Mundial del Agua, el Colectivo de Organizaciones Haitianas que luchan en contra de la explotación de minerales en el país denuncia la notable amenaza que impone la explotación minera para Haití.

En todo el mundo, las experiencias de minería industrial de metales demuestran sus efectos negativos para el agua al reducir su disponibilidad y calidad. Por ejemplo, la minería aurífera utiliza 250 mil litros de agua por hora. En un día, una mina puede gastar la misma cantidad de agua que utilizaría una familia campesina en 20 años, o incluso más. Las empresas contaminan las aguas subterráneas y los ríos debido a los químicos y metales pesados que utilizan para procesar el oro. El cianuro es un producto químico notablemente peligroso que se utiliza para separar el oro de la roca. Si no se desecha como es debido, puede contaminar ríos, manantiales, e incluso las capas freáticas.

 

En la actualidad, las empresas nacionales e internacionales se asemejan a buitres que se aprovechan de la situación de pobreza, analfabetismo e indolencia de la población haitiana para saquear nuestros recursos naturales y causarnos más sufrimiento. La explotación de minerales en países como Haití (comenzando con la colonización en 1492, 1956-1972 con SEDREN, 1956-1982 con REYNOLDS), El Salvador, México, Guatemala, Ecuador, Perú, Bolivia, y otros países en África tales como República Democrática del Congo y Ghana demuestra que la pobreza y el subdesarrollo son las consecuencias de la extracción de recursos naturales. El estudio de estos casos aclara la realidad y desmiente la propaganda según la cual la explotación de minerales da trabajo y desarrollo.

 

En la actualidad, más del 15% de la tierra en el país está bajo el control de empresas multinacionales que vienen a Haití para negociar con los recursos de nuestro suelo. A su vez, la minería de grava y arena continúa sin supervisión. Una buena parte de la población campesina se encuentra amenazada. El pequeño terreno que cultivan podría terminar en manos de las empresas. La producción agrícola nacional está en baja y en vías de desaparición debido al interés de las empresas por apropiarse de las tierras fértiles que producen alimentos. La pobreza y hambruna irán en aumento conforme disminuye la cantidad de tierras de cultivo y la población aumenta. Hoy en día, nuestros manantiales, ríos, y pozos corren riesgo de secarse y contaminarse con una serie de productos químicos que incluye el cianuro, el plomo y el mercurio. Las tierras forestales también van disminuyendo, a pesar de que el Artículo 253 de la Constitución de 1987 exige respeto al medio ambiente por ser éste el entorno natural de la población. Hoy nos enfrentamos al Proyecto de Ley Minera que el gobierno de Haití elaboró con apoyo técnico del Banco Mundial. El proyecto lo está evaluando el Parlamento. Es obvio que el proyecto de ley no respeta el espíritu de la Constitución, ni muchas de sus disposiciones.

 

Denunciamos categóricamente la manera en que el Estado de Haití les ha permitido a las empresas llegar a “negociar”, sin el más mínimo respeto a la vida o al ambiente, sobre todo al agua. Las empresas intentan convencer a la población rural que sus vidas cambiarán con la minería. Encima, amenazan a quienes se oponen a la minería, a quienes indican que, desde la llegada de Colón, la minería ha causado hambruna, desempleo, pobreza y sufrimiento – sobre todo para las y los campesinos, quienes viven en barrios pobres, las y los trabajadores, y las y los más desfavorecidos.

 

El Kolektif Jistis Min denuncia categóricamente a las y los parlamentarios que favorecen la minería y que pagan la propaganda de las empresas que tienen títulos mineros, los cuales en su mayoría ya han caducado. Este Día Internacional del Agua, instamos al Parlamento a no votar a favor de la aprobación de la ley minera del Banco Mundial, la cual amenaza con envenenarnos. Alentamos al Parlamento a que siga el ejemplo de El Salvador, donde se aprobó una ley prohibiendo la minería de metales en todo el país.

 

Kolektif Jistis Min (KJM) insta a las comunidades, a las organizaciones, y a la población comprometida a alzarse para exigir a las autoridades del gobierno aquí y a las empresas voraces a que den marcha atrás a esta propuesta peligrosa – incluso mortal.

Sin oro podemos vivir, sin agua no
¡Sí a la vida, No a la explotación minera!

Para el Colectivo:
PAPDA, POHDH, MODEP, BATAY OUVRIYE, GARR, CE-JILAP, TET KOLE

Fuente:http://movimientom4.org/2018/04/colectivo-de-organizaciones-haitianas-exige-detener-proyecto-de-ley-minera-que-favorece-a-las-empresas/

 

basta de corrupcion haiti
Haiti

Colectivo Justicia Minera viaja a Washington en defensa de una moratoria minera en Haití

basta de corrupcion haitiEl Director Ejecutivo de PAPDA participa del 10 al 14 de enero, al programa de actividades sobre la cuestión de la minería en Haití con el objetivo de ampliar y profundizar la resistencia de las comunidades campesinas frente a las iniciativas actuales de las transnacionales minerasque tendrá lugar en Washington DC. Camille Chalmers representará al Colectivo Justicia Minera (Kolektif Jistis Min KJM) junto a Samuel Nessner, responsable del KJM en el noroeste de Haití.

Esta visita se inscribe en el objetivo de ampliar y profundizar la resistencia de las comunidades campesinas frente a las iniciativas actuales de las transnacionales mineras y difundir la propuesta del KJM de establecer una moratoria de 10 años antes de cualquier firma de convenio de explotación minera a gran escala.

Sigue leyendo

haiti milo web
Haiti

Resistencia contra explotación minera se fortalece

haiti milo webElsie Florestan integra la organización campesina Tèt Kole Ti Peyizan (Cabezas Unidas Pequeños Campesinos) en la comunidad de Machabyèl en Lembé, en la región norte de Haití y que forma parte de los alrededor de 4,000 km2 —que equivalen a 15% del territorio haitiano— que se encuentran concesionados a empresas extranjeras para la exploración y explotación minera. Los expertos aseguran que las reservas de oro, plata y cobre tienen un valor de US$20 millardos.

Florestan es pobre, tiene 11 hijos y vive en una casa con grandes carencias en Machabyèl. Pero está convencida de que la minería de oro y cobre no será ventajosa para este país de 10 millones de habitantes.

 “Si las empresas mineras ingresan, organizaríamos un bloqueo para evitar que accedan al yacimiento”, dijo.

Sigue leyendo

haiti
Haiti

ONG de Haití denuncian ley de minería apoyada por Banco Mundial

haitiUna crisis política obligaría a disolver el parlamento de Haití este martes 13 y organizaciones no gubernamentales (ONG) haitianas temen que el presidente Michel Martelly aplique por decreto un controvertido proyecto de ley sobre la minería redactado con la ayuda del Banco Mundial.

El proyecto comenzó a redactarse en 2013 con la asistencia técnica del Banco Mundial. Seis organizaciones haitianas presentaron el día 7 una apelación formal a la oficina de quejas del organismo multilateral con sede en Washington en la cual expresan su preocupación porque la iniciativa legislativa no fue sometida al proceso de consulta pública que el propio banco suele exigir en sus políticas de desarrollo.

El objetivo del proyecto de ley sería la expansión masiva del sector minero, allanando el camino al ingreso de empresas extranjeras interesadas en los importantes yacimientos de oro y demás minerales del país en las Antillas.

Sigue leyendo

Haiti

La minería en Haití debe respetar la salud de las personas y el medio ambiente

La agencia internacional de desarrollo de la organización Oxfam America advirtió que mientras que la minería puede aumentar el crecimiento económico de Haití , también puede costar más que el valor de ese crecimiento si se permite que los impactos de la minería degradan la salud de las personas y los recursos naturales. La advertencia viene en un nuevo informe elaborado por el Centro para la Ciencia donde describe la capacidad de Haití para permitir y regular la industria minera en relación a su legislación.

«Es importante reconocer que la riqueza mineral de Haití pertenece a Haití», dijo el director del país asociado, Yolette Etienne de Oxfam América. «La única manera de proteger la salud y el medio ambiente de Haití es establecer y ejercer una estrategia nacional de desarrollo de la minería y regular su aplicación de un marco regulador sólido y la capacidad».

Sigue leyendo

Haiti

Invasión de empresas mineras preocupa a los haitianos

Las organizaciones de la sociedad civil haitiana se están HGW/Lafontaine Orvildmovilizando contra el proyecto de ley que el gobierno está elaborando para atraer inversiones en el sector minero. Las denuncias señalan que las negociaciones con las empresas se dan a puertas cerradas, lo que preocupa a los ciudadanos por el saqueo sistemático de sus recursos naturales que ha vivido este país. Un tercio del norte de Haití es ya el objeto de investigaciones y de labores de exploración por parte de empresas extranjeras, como los yacimientos de Grand-Bois, donde los trabajadores también están movilizándose (ver la foto).

En julio de este año, unos 200 agricultores de Grand-Bois en el Departamento del Norte, se reunieron para discutir el futuro de las operaciones mineras en su región. “Cuando alguien habla de minería, nuestra historia nos hace pensar en la esclavitud, en la ocupación de nuestras tierras”, dijo Willy Pierre, profesor de ciencias sociales en una escuela cercana. “Podemos perder nuestros campos fértiles. Así, nos expulsaran de nuestra tierra. ¿Porque tendremos que salir?”, cuestionó.

Sigue leyendo

Haiti

Grupos de base haitianos contra “atractiva” ley minera

Mientras el gobierno de Haití prepara “una atractiva ley que atraerá a inversores” en el sector minero, organizaciones de la sociedad civil se movilizan y forman redes para defender los recursos naturales de su país.

– Un tercio del norte de Haití ya es objeto de investigaciones, exploraciones y explotación por parte de firmas extranjeras.

Mientras, unos 2.400 kilómetros cuadrados ya se destinaron a compañías haitianas que representan a intereses estadounidenses y canadienses.

Algunos estiman que la riqueza mineral de Haití, principalmente oro, cobre y plata, podría ascender a unos 20.000 millones de dólares.

Sigue leyendo

Haiti

Debate por la minería en Haití

El 20 de febrero de este año, el Senado haitiano resolvió interrumpir las exploraciones y explotaciones de minas en el país. La resolución denunció el saqueo de los recursos mineros desde el siglo 15 y la incapacidad del país de emprender negociaciones equilibradas sobre estos recursos.

Según expertos del sector minero, las reservas de oro, cobre y plata en Haití tienen un valor de 20 mil millones de dólares estadounidenses.

Sin embargo, de acuerdo con la actual ley de minería en Haití, la tasa de regalía que pagan las empresas al Gobierno nacional es de 2,5%.

Sigue leyendo