Agua y Mujeres: fuente de vida

Boletin No 3 de Junio del 2010
El Comité Mundial de Mujeres en el año 2006 dispuso que las mujeres tenían un rol estratégico y una responsabilidad política en relación al agua, esto otorga un rol preponderante a las mujeres quienes sostienen que los servicios públicos de agua deben mantenerse en manos públicas, los procesos de privatización que están sufriendo particularmente los países de América Latina y de todo el mundo, son procesos que han deteriorado los servicios y los acceso de estos servicios a las poblaciones más pobres y en esas poblaciones más pobres quienes sufren las consecuencias mayores son las mujeres
América Latina es el continente con mayor injusticia en el uso y acceso al agua, pese a que tenemos el 20% de reservas mundiales de agua dulce la población solo accede al 1% del total mundial. La crisis de la distribución del agua en América Latina es por la apropiación de ésta, por parte de empresas privadas, auspiciadas por las políticas de desarrollo que imponen los organismos internacionales.

Las privatización del servicio de agua en las ciudades sube las tarifas en en 400% y reduce el número de usuarios, usuarias y la calidad del servicio. Otras formas de privatizar el agua son:

Las bioregiones que constituyen territorios controlados por grandes empresas con agua incluida, la desviación de aguas, es decir los cientos de represas concesionadas a grandes constructoras y operadora por cuya razón se desplaza a campesinos, a pueblos originarios y alteran los ecosistemas causando muerte, extinción de especies animales y vegetales, la contaminación causada por empresas privadas como mineras, petroleras, papeleras, agroquímicas, que vierten directamente en los ríos de nuestros países sus desechos. La privatización del agua embotellada es una de las industrias más rentables en la actualidad, el costo para los consumidores es de mil a diez mil veces más caro que el costo del agua para las empresas embotelladoras, incluso se adueñan de agua subterránea, el agua embotellada es cara, un dólar por el litro de agua, es decir, mil dólares el metro cubico de agua, las botellas de plástico resultado de esta producción contaminaran el mundo en los próximos 5 mil años.

El agua es un elemento propio del planeta, un atributo de la naturaleza inherente a toda forma de vida, por tanto indispensable para todo ser humano, el agua es un derecho. Desde el punto de vista ambiental la interdependencia de los diversos elementos naturales depende de la existencia del agua, y de la existencia de esta dependen también los ciclos naturales y ambientales; en cuanto a las personas el acceso al agua depende de la práctica de otros derechos como la salud, alimentación, trabajo, cultura y aquellos que hacen posible una vida digna, alrededor del agua se organiza y construye la economía y cultura de los grupos humanos así como la autonomía y soberanía de los pueblos.

Por eso mujeres, campesinos estudiantes, pueblos originarios, investigadores, integrantes de movimientos urbanos, movimientos sociales, todos y todas estamos involucrados en esta problemática y convocados en su defensa, por que la crisis del agua en nuestros países tiene distintos rostros y nos afecta de distinta manera, uno de los rostros con mayor afectación por la inequidad en la distribución del agua, definitivamente es el la Mujer.

La resistencia se abre paso como las aguas al bajar de la montaña

Muchas veces hemos oído decir que el agua es “caprichosa e impetuosa como la mujer” y evidentemente el agua se abre paso de diversas maneras, muchas veces con fuerza y otras gota a gota. Lejos de considerarse estos dos calificativos (caprichosa e impetuosa) como algo negativo, se entiende más bien que son características que hacen a la dinámica femenina del agua y la fuerza de la mujer en la lucha cotidiana. Es por ello que los pueblos indígenas, campesinos y originarios de los andes lejos de intentar dominarla y poseerla, han aprendido a dialogar con ella y fruto de este diálogo han desarrollado diversas técnicas y conocimientos para la gestión integral del agua.  Sin embargo, esta gestión integral solamente es posible en tanto los estados logren garantizar que las diversas normativas que se desarrollan o están en proceso de desarrollo respeten e integren las diversas visiones sobre el agua y en ese sentido las diversas formas de gestión hídrica existente.

Entre algunas de las “movidas del y por el agua” mencionamos las siguientes:

En Colombia se denuncia que mientras más de 100.000 familias en Medellín, sufren desconexiones permanentes de agua por la falta de capacidad de pago y los páramos (sitios donde nacen las cuencas) son entregados para explotación minera de las transnacionales. A pesar de esta realidad, el gobierno quiere frenar el referendún que podría revertir esta situación.

En Chile desde hace más de dos años las comunidades del Valle del Huasco, han logrado sostener su protesta por la destrucción de glaciares que quitan el agua a este valle, con una serie de movilizaciones, como la “Fiesta por el Agua contra Pascua Lama” organizada en mayo.

En Ecuador las mujeres dirigen esfuerzos importantes en las comunidades indígenas para fortalecer los canales de riego y el derecho humano al agua. Los sistemas comunitarios han construido con sus propios recursos económicos y mingas los sistemas de agua y de riego; existen más de 10 000 sistemas del agua que se autogestionan. Las recientes movilizaciones demandan el carácter del Estado Plurinacional contemplado en la Constitución ecuatoriana, uno de los espacios en donde la plurinacionalidad cobra más sentido es justamente en el manejo, cuidado y responsabilidad frente al agua, y esto implica resolver el acaparamiento del agua, la privatización y la necesaria desprivatización.

En Bolivia a 10 años de la “guerra del agua” se sigue esperando la elaboración de una normativa hídrica, que garantice el acceso a agua limpia y con calidad suficiente para todos los bolivianos. Pero además se espera que este mismo principio (agua para la vida) sea el que guíe la elaboración de la norma minera y no se priorice a esta actividad antes que a las comunidades y pobladores concretos.

Las aguas se seguirán moviendo, como se siguen moviendo los pueblos organizados en la búsqueda la construcción del buen vivir. Y así como nuestras comunidades originarias aprendieron a dialogar con la naturaleza de la que somos parte, nos toca ahora a nosotros y nosotras construir las nuevas alternativas de desarrollo, sin miedo y con esperanza.

noname

Dolores Cuacuango
Dolores Cacuango pionera en la lucha por los derechos Indígenas Ecuador

noname1

Transito Amaguaña
Transito Amaguaña luchadora de los derechos humanos Indígenas, participó en la creación de los primeros sindicatos agrícolas del país. Participó activamente en  conseguir el primer Código de Trabajo y la Ley de Comunas, entre otras Luchas fundamentales

noname2
Bartolina Sisa

Bartolina Sisa, líder Indígena Aymara de la revolución Katarista, reivindicó los derechos de los Pueblos Indígenas hace más de 200 años.
noname3
Mujeres Mapuche

Mujeres mapuches defienden su Territorio en Chile, amenazado por la industria extractivista

PAÍSES MIEMBROS DE LA RED DE MUJERES DEFENSORAS DE LOS DERECHOS SOCIO AMBIENTALES Y SOCIALES DE AMERICA LATINA.

La Red está conformada por mujeres de Bolívia, Colombia, Chile, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Salvador y Perú, que representan organizaciones, instituciones, colectivos, grupos locales, mujeres del campo y la ciudad, organizaciones ecologistas, de investigación, en algunos casos de mujeres profesionales, o con educación básica, vinculadas por causas comunes a la extracción minera.

¿Preguntas, comentarios, sugerencias?
Escríbenos a minería@accionecologica.org / layka72@hotmail.com


Publicado el: 16 junio 2010
Categorias: Latinoamerica
Conflictos Relacionados: