Acción Ecológica ante los acontecimientos ocurridos en la provincia de Zamora Chinchipe

La minería es una de las actividades más contaminantes del mundo. No hay posibilidades de una minería que no contamine el ambiente, que no destruya las bases de sustentación y la cultura de las comunidades y los pueblos, que no genere problemas de salud pública. Está demostrado que donde existe minería son mayores los índices de violencia y pobreza. Está demostrado también que los países que dependen de la minería tienen en general peores indicadores que aquellos que no tienen estas actividades.

El informe sobre “Sectores extractivos y pobreza, publicado por Oxfam America del año 2001 revela que: “Las exportaciones de minerales no sólo no consiguen aliviar la pobreza sino que la empeoran. En las zonas mineras hay índices excepcionalmente altos de mortalidad infantil y desnutrición. Los países con estas actividades tienen una relación directa con nuevo endeudamiento, con intervenciones militares y con daños medio ambientales.”

Los hechos ocurridos el día martes 14 de septiembre en el cantón Paquisha de Zamora Chinchipe confirman la desatención al sector minero artesanal, revelan que tras mineros artesanales puede haber la presencia de protervos intereses empresariales dueños de maquinaria pesada, pone en evidencia la falta de control por parte del gobierno a las zonas mineras pero sobre todo revela una respuesta diferenciada que privilegia los  intereses transnacionales.

Los argumentos del gobierno para este desalojo violento incluyen una supuesta protección ambiental, sin embargo se dejan hasta ahora intocadas a las grandes empresas mineras cuyas concesiones debían haber sido revertidas con base en el mandato minero de abril de 2008 emitido por una instancia de plenos poderes como la Asamblea Constituyente. El  mandato minero establecía que debían revertirse al Estado las  concesiones mineras que afecten a fuentes o nacientes de agua, que estén en bosques protectores, áreas protegidas y sus zonas de amortiguamiento,  o que en un número mayor de tres estuvieren controladas por un solo titular.

Zamora Chinchipe sufre de una larga historia de actividades mineras, y enfrenta preocupantes indicadores de salud. Muchos pobladores consideran que es su única posibilidad de sobrevivencia pues la agricultura no cuenta con apoyo y las zonas mineras tienen un alto deterioro ambiental. En aquellas zonas donde aún no hay actividades mineras, se cierne la amenaza de la explotación de nuevos proyectos, esta vez  de escala industrial.

El proyecto Mirador de la empresa Ecuacorriente, actualmente en manos de  las empresas China Railway Construction Corporation (CRCC) y Tongling  Nonferrous Metals Group Holdings Co. Ltd tendrá impactos negativos sobre la cantidad y la calidad de las aguas, sobre la calidad del aire, la fauna y la flora (…), por lo que en la fase operativa, 83% de las  actividades del proyecto tendrá un impacto negativo. Incluso existen actividades que implican una perturbación irreversible del medio  socio-ambiental (William Sacher, Revisión critica del estudio de impacto ambiental del proyecto Mirador). Este proyecto tiene 11 concesiones dentro de la provincia de Zamora Chinchipe.

El proyecto Fruta del Norte, también en Zamora Chinchipe, está controlado por la empresa canadiense Kinross Aurelian, la misma que tiene un historial cuestionable en otros países, como Congo.

Irónicamente, la reacción contra la minería del cantón Paquisha, no es una respuesta ni para evitar la minería a gran escala, ni para facilitar la transición necesaria a actividades sustentables con el ambiente y con la salud. Por el contrario estaría justificando la minería a gran escala, que a pesar de los anuncios de minería responsable, aumentará los impactos tal y como se verifica en las zonas mineras del continente.

Una transición del modelo extractivista a uno que construya el Sumak Kawsay se logra construyendo alternativas de subsistencia, recuperando las áreas agrícolas seriamente degradadas por las actividades mineras para posibilitar procesos de fortalecimiento de la soberanía alimentaria, abandonando finalmente el símbolo de la dominación colonial y la extinción de los pueblos y la naturaleza: la fiebre del oro.

ACCION ECOLOGICA
Más información: [email protected]


Publicado el: 21 septiembre 2010
Categorias: Ecuador
Conflictos Relacionados: