Tzawata:Tres comunidades unidas por la recuperacion de su territorio ancestral

Ni la persecución de la transnacional minera Merendon, ni la pretendida e ilegítima venta de nuestras tierras, ni el círculo de secuaces alineados a la minera nos detienen; luego de ocho meses, la lucha continúa.
Luchamos contra los intereses mineros transnacionales: empresa Merendon envuelta en fraude multimillonario.

Para nadie es desconocido cómo los intereses económicos transnacionales, así como la voracidad minera y de las instituciones burguesas que la protegen, no tienen fronteras. Veamos algunos hechos que corroboran lo expresado.

La compañía Merendon del Ecuador S.A. es una filial de la transnacional Merendon Mining Corporation Ltd. de Canadá que tiene presencia en seis países de América. En el Ecuador, Merendon S.A. tiene en su poder 24 mil hectáreas divididas en 6 concesiones en la provincia de Napo, una de las cuales (Hacienda Ila de 627 Has), se ubica en el cantón Carlos Julio Arosemena Tola, donde desde hace ocho meses la comunidad Kichwa Tzawata está en pie de lucha por la recuperación de su territorio ancestral, que les fue arrebatado hace más de cien años a través del régimen hacendatario.

De acuerdo a fuentes del diario El Hoy del 13 de Octubre de 2010, la matriz de Merendon estaría involucrada en una gigantesca estafa por alrededor de 300 millones de dólares que tiene entre sus afectados a cerca de 3.000 supuestos inversionistas a los cuales se les habría ofrecido altos intereses de entre el 18% y 36%; en la realidad, el dinero era “movido” a través de cuentas localizadas en Estados Unidos, Canadá, Bahamas, Belice, Bermudas, Ecuador, Honduras, Malasia, Panamá, Perú, Portugal y Venezuela. Este jugoso negocio –para los intereses particulares de los magnates Borst y Sorenson, dueños de la Merendon- habría sido usado para que éstos adquieran mansiones y cuantiosos bienes inmuebles.

Estas irregularidades le valieron a la empresa una demanda (incluida una multa de 50 mil dólares) por parte de la Comisión de Bolsa de Valores de Estados Unidos, quien investiga el fraude, así como la investigación del caso que desde el 2006 realiza el estado Canadiense, el cual la ha tildado incluso como “la estafa más grande de la historia de Canadá”.

Ya en el terreno local, la filial Merendon S.A. operó por más de tres años en la Hacienda Ila, en cuya área de incidencia se asientan varias comunidades indígenas kichwas que históricamente fueron desplazadas de su territorio originario por el régimen hacendatario. Durante las actividades de extracción de oro a cielo abierto con el empleo de minerales altamente tóxicos como el mercurio, serios impactos ambientales afectaron a las familias locales, y a pesar de que actualmente se está documentando la magnitud de estos impactos para la salud humana y del ecosistema, funcionarios de la empresa han desmentido continuamente esta realidad, pretendiendo apelar a la amnesia popular para borrar del mapa las secuelas de su irresponsable modo de operar.

Ante las arremetidas del poder minero, el pueblo kichwa responde con organización y unidad.

Ante los disuasivos intentos de la Merendon por dividir a las comunidades de la zona para vender las tierras a sus propios y legítimos dueños, el pueblo kichwa responde con unidad, una bofetada política a quienes en vano intentan maquillar en la legalidad de la política extractivista del estado, la inequidad social generada por el extractivismo, el cual, a nombre del desarrollo, arrasa con nuestra Pachamama y destruye nuestra organización.

A partir del mes septiembre del presente año, la comunidad Tzawata retomó los diálogos con las comunidades vecinas San Clemente y Bajo Ila, las cuales habían sido anteriormente amedrentadas por la minera, generando la división y desunión inter-comunitaria, al mejor estilo del vandalismo extractivista de moda en otras zonas del país. Sin embargo, los nuevos acercamientos para demostrar a las comunidades vecinas las magnitudes del problema, han logrado sus frutos.

Es así que, en asamblea realizada el 25 de Septiembre y con la participación de las comunidades Tzawata, San Clemente y Bajo Ila, y comisiones de la CONAIE, CONFENIAE y CONAKINO, se llegaron a importantes acuerdos con miras a fortalecer la lucha por la tierra. Esta decisión fue ratificada en reuniones de trabajo posteriores, entre las cuales se destacan las resoluciones de la Asamblea del 14 de Octubre de 2010, donde se fijó compromisos y acuerdos concretos con miras al fortalecimiento de la lucha anti minera, brindando las otras comunidades su apoyo incondicional en todas las acciones estratégicas y creando además un nuevo frente de resistencia ubicado en San Clemente.

Entre los principales acuerdos, se destaca la adhesión formal de la comunidad San Clemente (70 familias) y Bajo Ila (20 familias) a la lucha, con lo cual son ya tres las comunidades que luchan por su territorio y más de 300 las personas sumadas a esta causa, bajo la figura de una coalición de organizaciones que agrupa a las 3 comunidades representadas legalmente, como “Pueblo Kichwa de Tzawata-Ila-Chucapi”.

Además del respaldo político con el que contamos desde julio de 2010 por parte de la CONAKINO, CONFENIAE y CONAIE, otras organizaciones hermanas se han sumado al respaldo político de nuestra lucha. Este es el caso de la Coordinadora Nacional por la Defensa de la Vida y la Soberanía CNDVS, quienes nos visitaron y respaldaron a través de la realización de un taller anti-minero. Así mismo, la Red de Líderes Angel Shingre de Orellana se solidarizó facilitando un taller sobre cultivos orgánicos en nuestra comunidad. Con estos nuevos respaldos, son ya más de 100 los compañeros que han visitado Tzawata para conocer y ser parte activa de la lucha, representando a 10 organizaciones de base de distintas partes del país.

Ni la persuasión infame y oculta de la transnacional minera Merendon –pretendiendo amedrentar a nuestros dirigentes y colaboradores-, ni la pretendida e ilegítima venta de nuestras tierras –facilitada por los banqueros alineados a intereses económicos a la minera-, ni el círculo de secuaces alineados a la minera, pueden detenernos.

COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS, LLAMAMOS A LAS ORGANIZACIONES SOCIALES A CONOCER Y DIFUNDIR NUESTRA LUCHA POR UNA VIDA DIGNA, POR UNA TIERRA LIBRE DE LOS TENTÁCULOS DE LA MINERÍA. LA TIERRA NO SE VENDE, TZAWATA-SAN CLEMENTE y BAJO ILA, ESTÁN EN PIE DE LUCHA!

PUEBLO KICHWA TZAWATA.
COMISIÓN DE COMUNICACIÓN. NOVIEMBRE DE 2010


Publicado el: 9 noviembre 2010
Categorias: Ecuador
Conflictos Relacionados: