Sucesos de noviembre en Andalgalá describen claramente la falta de paz social.

Frente a la Fiscalía de Andalgalá, el 29 y 30 de noviembre se llevó a cabo una protesta de mujeres, de la cual han participado compañeros de nuestra Ong. Golpeando palitos y chapas para hacer ruido, los autoconvocados de Asamblea El Algarrobo exigieron ser recibidos por la Fiscal Marta Nieva, aquella que dio la orden de reprimir al pueblo el 15 de febrero último.
Además de exigir que Agua Rica debe irse, los asambleístas expresaron claramente que no existe paz social en Andalgalá, requiriendo además que investigue qué está pasando en Agua Rica, qué tipo de seguridad privada está operando con la minera, que se aclaren e investiguen hechos de vandalismo y provocación a los autoconvocados por parte de presuntos “seguridad de la minera”. Pidieron también que la policía garantice la seguridad de la comunidad y no se torne cómplice de los hechos contra la población. Que la gravedad de lo que acontece en Andalgalá no tiene parangón salvo si se lo compara a épocas pasadas donde operaba el  terrorismo de estado. La zona es un territorio liberado, expresó uno de los asambleístas en las puertas de la Fiscalía, la mayoría de la población solo quiere que Agua Rica se vaya y exige de las autoridades que cumplan su deber de defender al pueblo y no a intereses económicos que destruyen su territorio y fuentes de vida y violan sus derechos.

El día 30, mientras continuaba la protesta de los autoconvocados, se presentó también un grupo de manifestantes con camisetas de Agua Rica, empresa de Yamana Gold, en clara provocación a los autoconvocados. La situación fue muy tensa y la Fiscal recibió finalmente a los delegados de  los dos grupos.

Más tensión vivida en el pueblo a causa de los artífices del derroche del sentido común.

La Fiscalía convocó con un par de horas de diferencia a los abogados y representantes de los dos grupos. Toda la intención de que algo pasara estaba dada. Los pagados de Agua Rica querían hacerse pasar por miembros de un gremio afín al trabajo minero, pero la gente los reconocía como violentos y desinteresados por orden ninguno, nos informaron los compañeros de la Ong Conciencia Solidaria Regional Córdoba, presentes en Andalgalá para acompañar la coyuntura y la formación de la Asamblea de Aguas Claras.

“Los problemas empezaron cuando los mineros se retiraban y estando a unos 100 metros de la Fiscalía hubo un intercambio de golpes e insultos con los autoconvocados. La policía intervino y nosotros a los gritos pedíamos que no pelearan para no favorecer una emboscada que no beneficiaría a nadie.” nos informó un compañero, de Conciencia Solidaria, Regional Córdoba.

Se percibe claramente cómo Yamana Gold está desesperada. Se percibe en el clima del pueblo. Ahora son ya dos los cortes de ruta, con vecinos firmes en su convicción de no dejar pasar a Agua Rica, empresa de Yamana Gold, que no deja de bajar sus acciones así como su insistencia en instalarse pese a todo y todos.

Nuevo Corte a la “astucia” de Agua Rica: La asamblea Aguas Claras en Choya.

El nuevo corte de Agricultores y Finqueros en Andalgalá se suma a la resistencia a minera Agua Rica en el distrito de Choya.

La asamblea Aguas Claras -significado aborigen de la palabra Choya- se constituyó espontáneamente para cerrar el paso a la mina que burla el camino de Chaquiago donde resiste hace casi un año Asamblea El Algarrobo, y la orden judicial del Juez de Minas Guillermo Cerda, que dicta No Innovar hasta tanto no se restablezca la paz social en Andalgalá. Burla porque sigue trabajando. Lugareños vieron cómo trabaja la minera realizando caminos, vieron una máquina retroexcavadora en el yacimiento y que corrieron aproximadamente unos 5km su portón de entrada.

La gesta andalgalense crece. Decididos a defender lo propio, agricultores y finqueros se suman en Choya contra la mina Agua Rica. Los choyanos constituidos en asamblea permanente expresan “Por nuestro hijos, no nos quitarán el agua ni a palos”.

Si los palos, balazos, golpes y gases de la policía del 15 de Febrero en Andalgalá no desactivaron al pueblo de Andalgalá ni a aquellos que los acompañamos en sus firmes convicciones, tampoco lo harán los matones contratados por la empresa ni sus estrategias de manipulación a las leyes, a las órdenes judiciales y a las personas en general. Cada vez más, despiertos, comprendemos que Andalgalá es una visagra y un ejemplo en la temática megaminera en Argentina.

Andalgalá Somos Todos.

Resistiendo a un modelo explotador del hombre y de la naturaleza.
Un modelo mentiroso y vacío.

La Paz Social en Andalgalá No Está Restablecida.

La Paz Social Llega Cuando Agua Rica Se Va.


Publicado el: 6 Diciembre 2010
Categorias: Argentina
Conflictos Relacionados: