La amenaza de intoxicación por mercurio se eleva con el Boom de la minería de Oro

Por Shefa Siegel
Con los altos precios del oro como combustible para una fiebre del oro mundial, millones de personas en el mundo en desarrollo están recurriendo a la minería de oro a pequeña escala. En muchos países, incluyendo Colombia, los mineros que viven cerca están riesgo por el uso de mercurio altamente tóxico en el proceso de refinación.

Una noche lluviosa en la ciudad minera de oro de Segovia en el noreste de Colombia, José Leonardo Atehortua estaba trabajando hasta tarde en la refinería – o entable – donde los mineros llevan sus minerales para ser procesados. Atehortua entró en la habitación estrecha, concreta y comenzó su trabajo – bolas de tostado de la amalgama compuesta de partes iguales de oro y mercurio, un proceso antiguo para separar uno de los elementos más valiosos del mundo de una de las más tóxicas.

Lo siguiente que recuerda Atehortua la mañana. Quería ponerse en pie, para decir algo, pero cuando trató de hablar la saliva derramada sin control sobre sus labios y la barbilla. Tenía la visión de túnel. Era incapaz de mover sus ojos. Sus miembros estaban rígidos como una tabla. Estaba tendido en un catre en el entable rodeada de hombres que dice “José està azogado” – José es mercuried.

El envenenamiento por mercurio de Atehortua refleja una amenaza creciente en Colombia y otras partes del mundo como la minería de oro a pequeña escala se expande en respuesta al aumento de los precios del oro. El oro y el mercurio son productos interdependientes. Cuando aumenta el precio del oro – como lo ha hecho desde 2002 – lo mismo ocurre con la contaminación por mercurio. La fuente de esta contaminación es una poco conocida pero ampliamente practicada variedad de la minería de oro a pequeña escala, que se encuentran a lo largo de los distritos rurales del mundo en desarrollo.

Para separar el oro de las piedras preciosas común, los pequeños mineros llevan su mineral a la ciudad, donde se mezcla con el mercurio en los molinos cilíndricos llenos con bolas de acero que muelen el mineral en una harina fina. El mercurio y el oro se unen como uno solo, hasta que, separado por el fuego, el mercurio más volátil se vaporiza de la unión elemental. El resultado, en ciudades como Segovia remanso, puede ser la exposición de un gran número de personas con altos niveles de vapor de mercurio, que, en casos extremos como Atehortua, puede conducir a la intoxicación por mercurio representando un peligro para la vida.

El sector de la minería en pequeña escala, en gran parte ilegal y no reglamentada, se está expandiendo en todo el mundo más rápido que en cualquier momento en la historia y, con ello, las amenazas sanitarias que plantea el mercurio. Esta fiebre del oro mundial se inició en Brasil en la década de 1970, antes de barrer con todos los países  con minería de América del Sur, Asia y África, con un estimado de 15 hasta 20 millones de buscadores que  están ya activos en más de 60 países.

Hoy en día la industria minera a pequeña escala está menos motivada por la aventura que por la supervivencia. Los mineros de la pobreza dependen del bajo costo, las tecnologías obsoletas, contaminantes y sustancias químicas – el principal de ellos el mercurio – con altos costos para la salud humana y el medio ambiente.

En ninguna parte es este problema de contaminación por mercurio más urgente que en Colombia. La minería de oro es la de más rápido crecimiento de la industria de Colombia, con 200.000 mineros de pequeña escala que producen más del 50 por ciento del oro del país. Este crecimiento ha convertido a Colombia en el principal emisor per cápita mundial de mercurio, especialmente en estados como Antioquia, donde se encuentra Segovia.

Las concentraciones de gas de mercurio  a nivel del suelo en las aldeas de procesamiento de oro-como Segovia son tan altos que los expertos temen el estallido de una crisis de salud del medio ambiente peor que cualquiera causadas por el mercurio desde Minamata, Japón, donde las emisiones de mercurio de una fábrica a mediados de los 20 mató a más de 1.700 personas. El año pasado, los científicos que trabajan para las Naciones Unidas en el Proyecto Mundial del Mercurio registróaron niveles de gas de mercurio en el centro de Segovia – cerca de las escuelas públicas y concurridos mercados – 1.000 veces superior a los límites de la Organización Mundial de la Salud.

Cuando Atehortua era trasladado a una clínica local, recordó cómo las náuseas y dolor de cabeza le había castigado con tanta intensidad la noche anterior que había dejado su trabajo para acostarse. No se puede ser tratado en la clínica, Atehortua fue enviado a la capital del estado, Medellín, donde  su sangre podría ser filtrada con carbón activado. Allí los médicos le dijeron “Vas a morir”.

(Atehortua más tarde contó su historia a Kris Lane, un profesor de historia latinoamericana en la Universidad de William & Mary, que entrevistó a Atehortua en 2008 y 2009 como parte de su investigación para su libro sobre la minería en Colombia, El Color del Paraíso. Lane retransmitió la historia Atehortua para mí.)

En las semanas siguientes, los molares Atehortua se cayeron, tenía un intenso zumbido en los oídos, pérdida de la audición y el apetito, problemas de visión, equilibrio, y dañó los riñones – dolencias comunes a la intoxicación aguda de vapor de mercurio. Pero de alguna forma la diálisis renal trabajó, y, lentamente, el movimiento volvió a los brazos y las piernas. Cuatro meses más tarde, regresó Atehortua, famoso entre los mineros de Segovia como azogado que se había recuperado milagrosamente de la parálisis.

“Desafortunadamente, la gente en Segovia dice de José Atehortua,” Es una lástima para él, pero gran historia “, en lugar de” Cuidado y esto podría sucederle a usted ‘”, dice Lane.

No está claro lo que hizo la noche del envenenamiento diferente de otras noches a Atehortua. Una teoría es que el cambio ocurrido inusualmente tarde en el entable, al igual que la temperatura del día estaba bajando y el vapor de mercurio acumulado fue precipitando en el techo. Lo que está claro es el ataque en el sistema nervioso Atehortua debería haber sido una alarma sobre una amenaza inminente para los residentes urbanos de las regiones mineras de Antioquia.

“No hay otro caso en el mundo como este, donde está expuesta una población urbana de 150.000 personas a esos altos niveles de vapor de mercurio”, dice Marcello Veiga, profesor de geoquímica y la ingeniería de minas en la Universidad de British Columbia y ex director de de las Naciones Unidas Proyecto Global de Mercurio. “El entables debe pasar de las ciudades.”

Por lo general, el procesamiento del oro se produce en los distritos rurales o zonas industriales, lejos de las zonas densamente pobladas. Pero en Colombia, donde las fuerzas de seguridad están preocupadas por combatir la violencia desde todas las direcciones, los riesgos de trabajar en el monte son demasiado extremos para operar sin protección. (Mientras estuve allí el pasado otoño, los bandidos robaron y asesinaron a cuatro hermanos en su mina.) Así que las refinerías de oro buscan la seguridad de los centros urbanos. En Segovia y cuatro ciudades cercanas, unos 350 liberación entables 50 a 100 toneladas métricas de mercurio al año en el aire y el suelo del noreste de Antioquia.

Sin embargo, casos en los que los mineros sufren de retención de mercurio por  trabajar en zonas muy contaminadas siguen siendo comunes, debido a la práctica del Ministerio de Salud de Colombia de realizar  análisis de orina en vez de sangre, solo las pruebas de sangre pueden medir la cantidad de mercurio que puede haber alcanzado el cerebro de una persona. “Cuando el nivel de mercurio en la orina es normal”, dice Vega, “el paciente puede volver al ambiente de trabajo contaminado, sin ningún tipo de evaluación de la cantidad de mercurio que se ha acumulado en el cerebro.”

Mientras tanto, se está acumulando evidencia de que las variedades más crónicas de los síntomas agudos que padece Atehortua están afectando al sector más vulnerable de la población. En las pruebas neurológicas administradas a 196 niños en Segovia, de 7 a 13, del 96 por ciento no menos de una medida de la intoxicación, cuyos indicadores son la atención, memoria, lenguaje y funciones ejecutivas. Estos datos se incluyen en un Informe sobre la salud de las Naciones Unidas, publicado en enero, que describe la situación del mercurio en Antioquia como “dramática”.

“No es una exageración”, concluye el informe, “que en Segovia y Remedios” – las ciudades adyacentes – “la proporción de la población expuesta a un alto riesgo de intoxicación por mercurio se acerca al 100 por ciento”.

Después del nacimiento de la minería a escala industrial en el siglo 19, la minería en pequeña escala ha retrocedido hasta los rincones del derrumbe, los estados pobres, ofreciendo un refugio para los pobres del mundo – “el trabajo impulsado por la sequía” – durante los períodos de privación y la pérdida de cosechas . A diferencia de las operaciones de la minería industrial, las pequeña nunca abandonaron el mercurio. Barato, abundante y fácil de usar, el mercurio utilizado en la minería de oro causa el 30 por ciento de la contaminación del mercurio a nivel mundial, eclipsando a todas las fuentes salvo el gas de mercurio emitido por centrales eléctricas alimentadas con carbón. Pero debido a una percepción generalizada de que la minería en pequeña escala ya no era una fuerza global, los esfuerzos serios para documentar estas emisiones tóxicas sólo se iniciaron en la última década.

En Colombia, dos pequeños ajustes técnicos – la adición de mercurio después de, en lugar de durante la molienda de minerales, y la captura de su vapor en hornos – podría eliminar casi todas las emisiones de mercurio de entables. Pero la mayoría de los mineros y procesadores carecen de recursos para el cambio, mientras que la cultura del país de conflicto significa que no hay soluciones fáciles.

Entables en funcionamiento dentro de los límites municipales ha sido ilegales en Colombia desde 1995, cuando un decreto federal dio a los alcaldes diez años para reubicar a las refinerías. Diez años se convirtieron en 15. El gobierno federal señaló a las agencias estatales, el estado a los alcaldes, los alcaldes de los mineros, sin ningún efecto. Los alcaldes no quieren perder sus votos. Además, no querían perder su vida.

En una reunión de septiembre de 55 funcionarios públicos en Medellín, Miguel Franco Enrigue Menco, el alcalde de Nechí – otra ciudad minera de oro en Antioquia – emitió un lamento sobre la crisis de mercurio de su estado. “La responsabilidad recae en los alcaldes”, dijo. “Sin embargo, detrás del mercado del oro no es la violencia que nos amenaza, y los funcionarios públicos están haciendo de la vista gorda a este problema. Tenemos miedo “.

El alcalde de Nechí fue contrarrestado, con rapidez y sin sentimentalismo, por un voto del fiscal general de la región, Fanny Enríquez, para encarcelar a cualquier alcalde que no pudo mover el entables. “Cumplir con la ley!”, Gritó en un micrófono, ahogando las protestas de los mineros y los alcaldes.

Durante mi reciente viaje a Colombia, yo había planeado una gira a entables en Segovia, pero las protestas por la llegada de una compañía minera canadiense hizo ese viaje imposible. Los dirigentes sindicales fueron persuadiendo a los mineros de las Naciones Unidas que los esfuerzos para reducir las emisiones de mercurio eran parte de una conspiración extranjera para expropiar sus minas con el pretexto del medio ambiente.

En su lugar fui a la ciudad de Amalfi, a visitar una pequeña mina con seis modestos cuartos para dormir, una letrina, y una cocina. Bajo un techo de hojalata ocho molinos de bolas, alineados uno junto al otro cerca de una abertura en la roca lo suficientemente ancha como para un carro del tamaño de un pequeño trineo con ruedas que se deslizan en la oscuridad.

La mina empieza en un túnel de pendiente pronunciada que desciende de 50 o 60 metros, antes de estabilizarse en la primera abertura grande donde con dinamita abrieron un espacio lo suficientemente grande para mantenerse en pie. A partir de aquí los mineros habían seguido las venas de cuarzo, expandiéndose  bajo tierra  en una serie de túneles cuya inmersión es de otros 50 metros, dejandole cansado de agacharse por debajo de los claros y apretando entre las paredes estrechas.

Los minerales se ejecutan a través de una esclusa a la tensión y se separan los grandes de rocas pequeñas, entonces se combina con el mercurio en los molinos de bolas, donde se tritura durante cinco o seis horas. Después de eso, el concentrado de harina se esparce en un tazón de cedro gama de labios, hasta que lo que queda es la amalgama de oro y mercurio, listo para ser quemado.

“Por supuesto sabemos de los mineros que están mercuriados”, dijo César Zapata, el operador de la mina. “Queremos cambiar. El problema es que no sabemos cómo, y no tenemos medios. Y no tenemos medios, porque no son legales. “

Muchos mineros están conscientes del peligro que plantea el mercurio. Una práctica común de los mineros para evitar la inhalación de vapor de mercurio es sostener una hoja grande sobre la amalgama tostada. “El problema”, dijo Oseas García Rivera, quien dirige un proyecto de la contaminación por mercurio administrado conjuntamente por el gobierno y las Naciones Unidas, “es que toman esa hoja y se van así” – pretendiendo lanzar algo en el bosque – “por lo que el mercurio termina en el medio ambiente de todos modos.”

García es uno de los profesionales del desarrollo que consideran que las necesidades del medio ambiente son inseparables de las cuestiones de la pobreza y la propiedad. Sólo cuando los mineros tienen acceso al crédito y el capital, el pensamiento va, puede que inviertan de forma sostenible en los controles de la contaminación. Y sin concesiones mineras formales, los mineros de oro a pequeña escala en Colombia y en otras partes no tienen garantía con la que pueden pedir prestado.

Pero la movilización de los gobiernos a reconocer los derechos mineros en la economía de la minería en pequeña escala es una lucha, especialmente cuando las empresas extranjeras ejercen una influencia a través de inversiones en la extracción de recursos a gran escala.

Entre los mineros en pequeña escala, la percepción es que están inmersos en un juego que está manipulado en contra de ellos. “Las empresas llegan y las leyes son inmediatamente cambiadas para ayudarlos, al mismo tiempo tenemos que esperar diez años para conseguir títulos”, dice Roberto Lema Castro, presidente de una asociación nacional de mineros llamada Fenamicol.

Estos problemas presentan una paradoja inquietante: aguda crisis de salud ambiental como las emisiones de mercurio de la demanda urbana de intervención inmediata, sin embargo, las soluciones sostenibles se encuentran en la curación de las aflicciones sociales y políticas.

“Tenemos demasiados problemas para esperar una gran solución”, dice García Rivera. “Pero lo que podemos aspirar es a conseguir un grupo de entables, cinco o diez años, para tratar de una manera diferente, y el uso del mercurio como una excusa, una herramienta, para crear un proceso progresivo”.

PUBLICADO EN 03 de enero 2011 en la contaminación del Clima Energía y Ciencias de la Salud y de Tecnología del Agua en América del Norte América Central y del Sur


Publicado el: 5 Enero 2011
Categorias: Colombia
Conflictos Relacionados: