Entrevista con Marco Arana

“Cajamarca no es una región minera”

Marco Arana, líder del movimiento Tierra y Libertad (TyL), reflexiona sobre el papel jugado en la política nacional, su participación en las elecciones regionales y municipales de Cajamarca, donde apenas alcanzó la alcaldía provincial de Chota y su visión sobre la minería en la región.

¿Cuál es su impresión sobre los resultados electorales a nivel nacional y en Cajamarca?

Se ha producido la afirmación de agendas locales y regionales que muestran la fragilidad de los partidos políticos nacionales centralistas, lejanos y ajenos a las realidades y demandas. Asimismo se ve la afirmación de liderazgos, algunos caudillistas, que expresan todo un desafío sobre cómo articular nacionalmente una propuesta política. También ha resultado una novedad el voto cruzado que se ha dado en las zonas rurales. En Cajamarca, lo que ha ocurrido es que un proceso político que podría haber generado alianzas y consolidado una fuerte intención de votos y una agenda común, no pudo concretarse.

¿A qué alianzas se refiere?
A la del MAS y TyL, que compartían de cierta manera una plataforma ambiental, la afirmación del desarrollo rural y una participación ciudadana más amplia. Finalmente, esta no se produjo porque primó la afirmación de las propias identidades políticas y el interés de la candidatura personal.
¿Cómo evalúa TyL su participación en el proceso electoral? El candidato a la presidencia regional, Nicanor Alvarado, obtuvo un porcentaje bastante bajo. ¿Ha fracasado TyL en Cajamarca?
TyL no es un movimiento que se crea y se presenta para ganar la primera elección que tiene. TyL se presenta como un proceso de construcción política en el mediano y largo plazo. Esa apuesta estuvo clara desde el comienzo, no era un movimiento local o regional, sino se presentaba como un movimiento nacional.

¿Entonces estas elecciones eran simplemente un aprendizaje?
Si hubiéramos querido ganar en Cajamarca yo hubiese aceptado la designación como candidato al gobierno regional, pero nosotros estamos en un proceso de construcción de un partido nacional posicionando una propuesta con temas fundamentales como la agenda ecológica, los derechos humanos, la descentralización, la lucha contra la corrupción, así como nuevos liderazgos. El partido no se centra solamente en mi persona. Si bien es cierto hay una derrota electoral, también ha habido una victoria política. Políticamente no estamos insatisfechos con los resultados.

¿Cuáles son tres principales tareas que debe atender Gregorio Santos en su futuro gobierno?

Una primera es demostrar que hay capacidad de gestión, dar señales de consistencia conformando un equipo técnico capaz de dirigir la región. La segunda es asumir la resolución de los problemas espinosos. En su propuesta política, Santos señaló que va a defender los recursos hídricos, priorizar la agricultura y tener un liderazgo en términos de sostenibilidad del desarrollo. ¿Cómo se va a hacer eso cuando Cajamarca tiene una expansión vertiginosa de proyectos mineros? Un tema fundamental será la respuesta a los conflictos por el agua y la tierra entre agricultores y mineros, cómo encontrar alternativas a la minería informal en Cajabamba. Finalmente, debe abocarse a resolver los graves problemas en educación y salud.

¿Cuál será la posición de TyL frente a la nueva gestión que empieza en enero?

Hay un voto de confianza tanto a Ramiro Bardales, electo alcalde provincial de Cajamarca, como a Gregorio Santos en el gobierno regional. Respaldaremos estas gestiones pero seremos críticos si hay incumplimiento o incoherencia entre el discurso electoral y la implementación de la gestión.

Elecciones presidenciales
¿Qué alianzas políticas plantea TyL para la elección presidencial?

Hemos acordado ampliar la confluencia de las izquierdas con Fuerza Social bajo el paraguas de un programa mínimo de gobierno y un proceso de elecciones internas de todas las candidaturas. Esa es la propuesta que TyL plantea a Fuerza Social. También estamos conversando con otras fuerzas como el MNI o Lima Para Todos.

¿Hay posibilidad de un acercamiento con el Nacionalismo?

Si no hay mecanismos democráticos de elección, no tenemos por qué aceptar imposiciones de candidaturas ni propuestas programáticas. De modo que la respuesta está más bien del lado del Nacionalismo. Por otro lado, un tema fundamental en nuestra propuesta programática es que apuntamos hacia el desarrollo de una economía diversificada y post extractivista. No pensamos en un crecimiento económico basado en la intensificación de la explotación de los recursos naturales, y allí tenemos una diferencia diametralmente opuesta con el Nacionalismo que centra sus baterías en la redistribución de la renta.

¿Son diferencias insalvables?
No insalvables, pero sí cruciales. Evidentemente TyL tiene muchas más coincidencias con las fuerzas de izquierda que con el Nacionalismo.
Minería

Se afirma que Ud. tiene una posición “antiminera”. ¿Cree que haya alguna experiencia minera rescatable en el Perú?
Lo que pasa en nuestro país es que las leyes son tan concesivas que es más barato contaminar que tener buenos sistemas de control ambiental. No hay ningún modelo de empresa minera a seguir. Lo que sí hay es un conjunto de prácticas que podrían rescatarse de diferentes proyectos, pero la actual regulación del Estado no lo permite. Por ejemplo, hay proyectos como los de Xtrata en el sur o Anglo American en Cajamarca que, a diferencia de Minera Yanacocha que viene armada hasta los dientes a imponerse a la gente, llegan con un proceso de entendimiento con la población, poniendo por delante proyectos de inversión social. Todos los proyectos mineros podrían poner un fondo de fideicomiso significativo que no sea manipulado por ellos. Además entre las buenas prácticas podrían hacerse Estudios de Impacto Ambiental ampliamente discutidos con la población. Un Estado eficiente debería tomar estos elementos y regular la actuación de las empresas. Debemos apuntar a un cambio de la normatividad ambiental y minera que nos permita tener la minería que el Perú necesita y no la que hay ahora. Parecería que nuestras regiones están al servicio de las empresas mineras en vez de que éstas sirvan al desarrollo de las regiones.

¿Cómo ve el crecimiento de la minería en Cajamarca?
A Cajamarca se le pretende imponer un nivel de expansión minera que no le corresponde. Yo sigo insistiendo que Cajamarca no es una región minera. Más bien, es la primera exportadora de carnes de todo el país, la primera productora de granos y la tercera en lácteos. Tenemos que avanzar hacia una diversificación de la economía, y no quedarnos en una economía mono productora dependiente de la minería como pretenden el gobierno nacional y las empresas.


Publicado el: 11 noviembre 2010
Categorias: Perú
Conflictos Relacionados: