POTASIO DE LA DISCORDIA

Un proyecto minero enfrenta a La Pampa con Mendoza

Podría contaminar el río Colorado

Domingo 17 de febrero de 2008 | Publicado en la Edición impresa SANTA ROSA (Para LA NACION).-

El gobierno de La Pampa le comunicó anteayer a la gobernación de Mendoza que tiene fuertes objeciones por la posible puesta en marcha de un polémico proyecto minero de la multinacional Río Tinto, que pretende extraer potasio en el sur mendocino. La Pampa le pidió a Mendoza que rechazara el inicio de las tareas hasta que se completaran estudios ambientales y solicitó que se obligara a la empresa a reaprovechar los residuos de sal para evitar la contaminación del río Colorado. La nota fue enviada al secretario de Medio Ambiente de Mendoza, Guillermo Carmona, y se fijó así la postura política adoptada por el gobierno pampeano frente a este tema.

"La principal recomendación que hacemos propia es que los residuos sean reinyectados en la formación o sean aprovechados, evitando que queden como pasivo ambiental, como una amenaza permanente a la contaminación salina del río Colorado", dijo la administración de Oscar Mario Jorge (PJ).

El río Colorado, que podría salinizarse, es un curso de agua que es compartido por Mendoza, Río Negro, Neuquén, La Pampa y Buenos Aires. El gobierno pampeano, además, publicó un informe en el que se comparten observaciones efectuadas por el Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco), para que la empresa Río Tinto desarrolle todos los "estudios faltantes".

También solicitó que se establezca el "total rechazo" a la posibilidad de que se autorice el inicio de la explotación sin contar con el estudio de alternativas de disposición final del cloruro de sodio remanente "debidamente presentado y aprobadas las opciones sustentables". Finalmente, pidió que esos planes y estudios sean aprobados, además de presentados, por el Coirco.

La empresa pretende extraer sales de potasio a pocos kilómetros del río Colorado para venderlas como fertilizante. Pero en las organizaciones ambientalistas y hasta en los gobiernos de La Pampa, Neuquén, Buenos Aires y Río Negro existe el temor de una posible contaminación ambiental, especialmente por la eventual salinización de las aguas.

El Coirco y entidades de protección del medio ambiente temen que las enormes pilas del producto residual no sean tratadas adecuadamente y que se salinice el río Colorado. La empresa ha tratado de calmar los ánimos y ha dicho que colocará capas de arcilla compactada, y sobre ellas, membranas aislantes para impedir la infiltración de esa sal ante las lluvias excesivas.

Desde su filial en el país, el grupo angloaustraliano comunicó que espera iniciar en el segundo semestre de este año la construcción de pozos y la planta de producción. El método por utilizar es la disolución, que consiste en bombear agua caliente a unos 1000 metros bajo la tierra para disolver el producto y así extraerlo.


Publicado el: 1 Marzo 2008
Categorias: Argentina
Conflictos Relacionados: