Que Hidroabanico cese sus hostilidades

MACAS, 16 de diciembre de 2006

Se venía venir.

El 12 de noviembre, cuando el presidente Alfredo Palacio dispuso la suspensión definitiva de la segunda fase del proyecto hidroeléctrico privado Hidroabanico, en medio de ese jolgorio, en medio de la alegría de ese triunfo histórico, los pueblos de Morona Santiago sabían que Hidroabanico continuaría hostilizando a la comunidad de Jimbitono. A lo largo y ancho de estas últimas semanas, de la mano de su representante de turno, Edwin Terán Ribadeneira, Hidroabanico ha lanzado una ofensiva muy fuerte contra la comunidad de Jimbitono, especialmente contra sus dirigentes. Y para ello utiliza todos los medios.

Esta ofensiva se levanta sobre el desconocimiento de una disposición presidencial asumida ante las fuerzas vivas de la provincia de Morona Santiago. Este hecho tan sólo es ya inaceptable, pero Hidroabanico no se detiene, pasa por encima de lo que sea, de leyes, de comunidades, de autoridades, de derechos.

Lo ha hecho siempre, desde el mismo instante en que se presentó en Jimbitono con el cuento de darle luz a la provincia. Lo penoso de esto es que algunas autoridades del cantón, entre ellas el alcalde Rodrigo López y la concejala Betty Chica, hayan optado por secundar los planes de Hidroabanico. Y que algunos medios de comunicación locales hayan caído rendidos ante el encanto personal que aparentemente tendría Edwin Terán Ribanedeira, uno de esos hombres que nunca deja de sonreír en público.

Es penoso porque es a su pueblo, que resistió 75 días con sus noches en defensa de la soberanía de todos, al que le están dando la espalda. Es penoso porque cada vez que un medio amplifica las palabras de Edwin Terán, silencia la voz de su pueblo con una mentira. Algunos medios de comunicación, conciente o inconcientemente, han seguido la estrategia de Hidroabanico y posicionan el caso de una manera equívoca ante la opinión pública de Morona Santiago.

Hay, dicen ellos, un problema que Jimbitono se resiste a resolver, mal influenciado por la presencia de elementos extraños a la comunidad. Cuando es todo lo contrario, el problema es generado por Hidroabanico, el único elemento extraño a los intereses de la comunidad.

Esta tarde llegó una nueva propuesta a la comunidad, enviada por Hidroabanico, una nueva propuesta que es la de siempre: que Jimbitono le permita construir la segunda fase de su proyecto a cambio de plata. No se trata de plata, se trata de dignidad, de soberanía, de vida. "Hemos parado el carro a ese gran tiburón", dijo don Oswaldo Chacha, presidente de la Junta Parroquial de General Proaño. "Yo estoy firme, aunque he tenido ofrecimientos de miles y miles de dólares."

Esta mañana por radio La Voz del Upano, Terán declaró (sin calcularlo, porque no se entiende de otra forma) que por la primera fase del proyecto, Hidroabanico factura al año 5 millones 700 mil dólares y que la segunda fase casi duplicaría esos ingresos. Lo que Hidroabanico le oferta a la comunidad de Jimbitono son 80 mil dólares anuales. Luego, están los 150 mil dólares para que el alcalde del cantón Morona (Macas) pueda cumplir con su oferta de campaña de construir una planta de agua potable para la ciudad. Y también la tubería para llevar el agua turbinada desde la casa de máquinas hasta la planta de tratamiento.

"La EMPRESA cumplirá con el plan de manejo ambiental, igualmente se responsabilizará en caso de daños en forma directa o indirecta y se hará efectiva la póliza de seguros e indemnizaciones", se señala en el punto siete de ese documento espurio titulado "Acuerdo entre la Municipalidad del cantón Morona, comunidad de Jimbitono e Hidroabanico S. A." ¿Hidroabanico se compromete a cumplir lo que por ley debe cumplir?, ¿tonto o cínico?

Las dos cosas.
Esta misma tarde, la Asamblea Provincial de Morona Santiago, en su tercera sesión, estrenó directiva y exhortó al Municipio de Morona (Macas) a no convenir nada con Hidroabanico. La directiva de la Asamblea, encabezada por Edgar Castro, de la Coordinadora Popular Campesina, y Rafael Ruiz, alcalde del cantón Santiago, con un grupo de ciudadanos, se dirigió hasta Jimbitono, para hacer conocer la posición de la Asamblea Provincial, con respecto a las tentativas de Hidroabanico. "Quieren fracturar la unidad de los pueblos, que es nuestra fortaleza.

Ahora la lucha está en Tundaimi, en el sur, y Jimbitono es la retaguardia", explicó Lina Solano, representante de la Coordinadora Campesina Popular de Morona Santiago. En el mismo programa de radio, Terán demandó que a Jimbitono se le deje tomar su propia decisión, sea cual fuere. Jimbitono tomó esa decisión tres meses atrás, el 30 de agosto, cuando se levantó y dijo: "No a la segunda fase de la empresa hidroeléctrica Hidroabanico". Y después de una larga resistencia, el 12 de noviembre, la decisión fue ya de Morona Santiago y del presidente Palacio.

Respete esa decisión y cese las hostilidades, que las fuerzas vivas de la provincia están vigilantes.


Publicado el: 19 diciembre 2006
Categorias: Ecuador
Conflictos Relacionados: