Sin categoría

Cruces entre diputados: Los permeables al lobby minero y los que no

12 de Mayo de 2011
El lobby empresario, una actividad habitual en la política pero sin regulación legal, generó en los últimos días una polémica en el Congreso. La diputada Fernanda Reyes (Coalición Cívica) rechazó en duros términos una invitación de Minera Alumbrera, una firma que explota el yacimiento de Bajo de la Alumbrera, en Catamarca. La empresa afirmó que la postura de la diputada se basaba en «prejuicios o posturas ideológicas».

11/05/2011. La disputa comenzó el 30 de marzo, cuando Reyes recibió en su despacho de la Cámara de Diputados una carta de Minera Alumbrera, firmada por su vicepresidente, Julián Rooney.

En el texto se consignaba que se trataba de una «invitación formal» para conocer el yacimiento, que la invitación era extensiva a todos los integrantes de la Comisión de Minería y que el viaje estaba previsto para el 26 de abril. Se detallaba que la visita se haría completa el mismo día, que la salida, en avión, estaba prevista para las 7.30 y el regreso para las 22.30. El viaje se postergó por «problemas logísticos», informaron a LA NACION voceros de la compañía. Piensan reprogramarlo para el 2 de junio.

En el ínterin, según informó la empresa a LA NACION, cinco diputados confirmaron su presencia: Marcelo López Arias (peronismo disidente), Ricardo Mansur (UCR), María Julia Acosta (Frente para la Victoria), Mario Martiarena (Peronismo Jujeño) y Gladys González (Pro), vicepresidenta primera de la comisión.

«Lo mejor sería que el viaje lo pagara la Cámara. Pero si hay una invitación sin condicionamientos, no tengo problemas en ir a conocer. Vamos a ir con un criterio absolutamente independiente y objetivo», explicó López Arias.

La diputada Reyes no sólo no aceptó la invitación, sino que sostuvo que el viaje estaba reñido con la ética pública. «No viajo porque «conozco» Catamarca, a donde fui en numerosas oportunidades, y vi los devastadores efectos socioambientales que genera La Alumbrera en el pueblo catamarqueño», comienza la carta que Reyes difundió en las redes sociales. «No viajo porque «conozco» de ética pública y no voy a aceptar que una empresa privada financie el viaje de una diputada nacional so pretexto de «conocer» sus instalaciones», añade.

Argumentos cruzados

En diálogo con LA NACION, la diputada explicó su posición. «Si la Comisión de Minería quiere analizar una política pública tendría que entrevistar a la asamblea de vecinos y a los comerciantes, y no sólo visitar la empresa. Además, la comisión no aceptó una invitación de la asamblea ni citar al fiscal Gómez [Antonio], impulsor de una causa contra Rooney», sostuvo. El vicepresidente de Alumbrera está investigado en una causa de contaminación ambiental.

La empresa también respondió por medio de una carta abierta. «Minera Alumbrera sostiene un diálogo abierto y honesto con todos sus grupos de interés. En este sentido, el Poder Legislativo forma parte de aquellos sectores que deben estar bien informados respecto de la gestión de la empresa y de la minería en general», dice el texto. «Lamentamos que la legisladora Reyes se niegue a conocer el yacimiento, basada en prejuicios o posturas ideológicas», agrega.

Consultado por LA NACION, el director de Poder Ciudadano, Hernán Charosky, opinó que podría existir una violación de la ley de ética pública. En su artículo 18, esa norma establece: «Los funcionarios públicos no podrán recibir regalos, obsequios o donaciones, sean de cosas, servicios o bienes, con motivo o en ocasión del desempeño de sus funciones».

DIXIT

«No viajo porque no voy a aceptar que una empresa privada financie el viaje de una diputada nacional bajo el pretexto de conocer sus instalaciones «. FERNANDA REYES. Diputada – Coalición Cívica